Sadie Benning, el cine como diario personal

Acaba de suceder algo que podría haberse esperado. La sala 11 de Hoyts fue testigo del retiro, casi masivo, de los periodistas que formaban parte de la función privada de los cortometrajes de Sadie Benning, una de las realizadoras más interesantes que he podido apreciar dentro de la vasta programación de Festival.

Hablar de Benning es, ante todo, hablar de las cámaras Pixelvision, aquel formato olvidado que la marca de juguetes Fisher Price lanzara al mercado a finales de los 80. El aparato, que fue ampliamente rechazado por el público infantil, fue rápidamente acogido por cineastas experimentales que buscaban, en su imagen y sonido low-fi, un medio para contar sus historias.

Sadie Benning nace en el año 1973 dentro de una familia dedicada al arte. Hija de un cineasta de vanguardia y una madre artista, estos le regalan, a los 15 años, una cámara Fisher Price que inicialmente no le impresiona mucho. Luego de un año le toma atención al regalo recibido, empieza a utilizar la cámara y no la suelta jamás.

Su cine consiste en pequeños retazos de su vida, de sus pensamientos, de sus vivencias. Muestra los deseos, fantasías y temores de una adolescente lesbiana en plena busqueda de definirse a sí misma, tanto personal como sexualmente. Todo matizado con unas imágenes grumosas, desestabilizadas (piensen en una cinta de video que se está atorando constantemente en el cabezal) y la voz de la realizadora que nos narra, muchas veces desde la intimidad de su habitación, la historia de una chica que amó (It Wasn´t Love) o sus deseos de que toda mujer tenga un diario personal (If Every Girl Had a Diary) o el poder, indiscutible, de las mujeres (Girl Power).

El viernes proyectan, nuevamente y en función abierta para el público, los cortometrajes visionados hoy. Además, el Festival nos regala otro programa de cortos de la realizadora donde incluyen, suerte la nuestra, el largometraje Flat is Beautiful. Así podremos pasarla muy bien comentando aqui su obra en conjunto. Por cierto, después de la función entrevisté a Diego Trerotola, uno de los programadores del BAFICI, y no pude evitar agradecerle por semejante evento que el Festival nos ha regalado.

Lee más sobre Sadie Benning (en inglés).

Artículo anterior
Tráiler de “Las vacaciones de Mr. Bean”
Artículo siguiente
Prendan la luz

2 comentarios

  1. […] Ayer, luego de la función de Sadie Benning, conversé un momento con Diego, que forma parte del equipo de programadores del BAFICI. Me contó un poco sobre el trabajo de programación y la personalidad del Festival. […]

  2. […] Vean también esta nota que hiciéramos en el BAFICI 2007 sobre Sadie Benning, la hija de James […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Sadie Benning, el cine como diario personal