La vida en rosa (2007)

La Môme

La Môme
Dir. Olivier Dahan | 140 min. | Francia – Gran Bretaña / República Checa

Intérpretes:
Marion Cotillard (Edith Piaf), Sylvie Testud (Mômone), Emmanuelle Seigner (Titine), Jean-Paul Rouve (Louis Gassion), Gérard Depardieu (Louis Leplée), Clotilde Courau (Anetta), Jean-Pierre Martins (Marcel Cerdan), Catherine Allégret (Louise), Marc Barbé (Raymond Asso), Caroline Silhol (Marlene Dietrich), Manon Chevallier (Edith de 5 años), Pauline Burlet (Edith de 10 años).

Estreno en el Perú: 20 de marzo de 2008

Desde el inicio, Dahan narra a través de una serie de saltos temporales que oscilan casi indistintamente entre la decadencia, el apogeo, la vejez, la juventud, el lujo y la pobreza de la artista. Queda la sensación de que no importa el ángulo de enfoque, porque Piaf siempre llenará la pantalla y la idea es ir acumulando impactos. Sin embargo, hay que reconocer que el director Dahan se esfuerza en las escenas claves, por lo general actos inaugurales o únicos de distintas etapas, y es finalmente por lo que se mantiene el interés. La cámara siempre está bien ubicada, el montaje dura lo justo y las tres actrices que representan diferentes edades de la diva son precisas en la interpretación.

La Mome Marion Cotillard

El biopic, no por casualidad una rama puntual del género histórico, reconstructivo por antonomasia, quizá sea el molde fílmico de mayores insumos dramatúrgicos y enfoques diferenciables. Recrea vidas reales, trayectorias más o menos verificables en la realidad documentaria y leyendas que busca reforzar o desmentir. El autor tiene a su disposición, sobre todo si se trata de personalidades tormentosas, que es lo usual en este tipo de filme, una vasta concatenación de hitos, cúspides, honduras, indicios, augurios y episodios claves en general que dibujan el sentido de la existencia del personaje célebre. Se impone la disyuntiva de cómo abordar ese torrente de experiencias. Cómo narrar: ¿transitar del nacimiento al fin o escoger un periodo significativo? ¿Contrastar versiones o privilegiar un determinado punto de vista? ¿Abarcar su entorno o concentrarse abrumadoramente en su persona? ¿Girar alrededor de su eje o exponer el contexto socio–histórico donde se desenvuelve, como un análisis de su época?

Seguramente Olivier Dahan se ha visto frente a estas dudas durante el proceso de La Môme, porque Edith Piaf es un emblema nacional para los franceses, diva superlativa y ejemplo de self made woman, y lamentablemente self unmade woman, también. Dahan tuvo la suerte de encontrar -y el tino de elegir- una actriz inspirada, Marion Cotillard, para encarnar ese tránsito luminoso y flagelante que fue el paso por el mundo de la cantante de La vie en rose, pero cayó en el riesgo inherente de todo biopic: que la abundancia biográfica abrume al realizador y que, hechas las cuentas, sólo alcance para un resultado regular, que luce salpicado de momentos sublimes, actoral y musicalmente, pero que no logra un relato fluido, unitario y consistente.

Desde el inicio, se narra a través de una serie de saltos temporales que oscilan casi indistintamente entre la decadencia, el apogeo, la vejez, la juventud, el lujo, la pobreza de la artista. Queda la sensación de que no importa el ángulo de enfoque, porque Piaf siempre llenará la pantalla y la idea es ir acumulando impactos. De modo previsible y hasta tedioso y repetitivo, más de una vez pasamos del rostro cansado o lozano de Edith, con disolvencias o corte, al rostro menos cansado o menos lozano de Edith, y viceversa, además de una Francia oblicua y el anillo de secundarios que individualiza muy poco y sólo cumple una función de marco obligatorio. Así el relato llega a languidecer por momentos, a pesar de la gran talla del personaje central.

La Mome Edith niña

Sin embargo, hay que reconocer que Dahan se esfuerza en las escenas claves, por lo general actos inaugurales o únicos de distintas etapas, y es finalmente por lo que se mantiene el interés. Por ejemplo, el primer contacto con una canción, en la voz de Titine (Emmanuelle Seigner), la prostituta que casi la adopta; la primera actuación, junto a su confundido padre; el encuentro callejero con su descubridor Louis Leplée (Gérard Depardieu) y luego la muerte de éste; el debut en un escenario formal; el instante en que hace suyo el tema Non, je ne regrette rien, su testamento musical. La cámara siempre está bien ubicada, el montaje dura lo justo y las tres actrices que representan diferentes edades de Piaf son precisas en la interpretación.

El clima de las clases de Raymond Asso aporta a La Môme un intimismo brusco, obsesivo y pasional, que la preparan para un segundo y definitivo ingreso a la música, plena de gestualidad y dominio de escena, en una de las mejores secuencias del filme: por una vez sentimos que es mejor dejar de oírla brevemente para concentrarnos, entre travellings, planos detalles y disolvencias, en la expresividad corporal que tanto le costó dominar, mientras cálidos acordes acompañan esa inflexión vital.

Pero habrá todavía otro momento sobresaliente, cuando el infortunio la golpea con una noticia inesperada. Es un plano secuencia envolvente que se toma su tiempo, donde la cámara sigue a Cotillard, avanza, gira, retrocede, cruza las habitaciones, y el dato va asomando de a pocos, partiendo de lo opuesto en un cierto clima onírico, y las emociones van in crescendo hasta estallar. Es lo que se conoce como tour de force. Marion/Edith al límite. Y de vuelta al escenario, su hábitat natural.

Artículo anterior
Tribeca 2008: Tráiler de "Let the right one in", niños vampiros suecos
Artículo siguiente
Se filtra el nuevo tráiler de "The Dark Knight"

7 comentarios

  1. […] de esta moda por personalidades célebres de la cultura francesa como lo fue la exitosa La vida en rosa. Aún no se ha definido la fecha de estreno pero Coco avant Chanel debe estar afinando la puntería […]

  2. 5 de junio de 2008 at 2:16 — Responder

    […] chequen lo que dicen Butaca y Cinencuentro. Pero les recomiendo que chequen eso luego de ver la película. Les dejo con el encantador […]

  3. cosi
    2 de agosto de 2008 at 12:48 — Responder

    alguien sabe cuál es el nombre de la canción que canta Titine mientras baña a edith?

  4. […] francés Olivier Dahan, director del apreciable biopic dedicado a Edith Piaf, La Môme, que le valió merecidamente el Oscar a Marion Cotillard, afrontará cambios significativos en su […]

  5. […] Edith Piaf, ahora lo toca el turno a otro icono de la cultura francesa. Tras el éxito obtenido por La Môme, los productores galos se han puesto las pilas y anuncian la producción de Serge Gainsbourg, vie […]

  6. […] en un papel de prestigio que tal vez no deje de tener repercusión como el de Marion Cotillard en La vida en rosa. A continuación tienen el tráiler de la película que entrará en los carteles franceses a partir […]

  7. tamara
    2 de agosto de 2010 at 9:08 — Responder

    La cancion se lama:

    ”Il m’a vu Toute Nue”, yo también la estaba buscando
    suertee!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

La vida en rosa (2007)