En Uruguay atacan simbólicamente Montevideo y aclaman a su autor. Federico Álvarez, joven cortometrajista, hace unas semanas estrenó en YouTube su corto Ataque de pánico, un sorprendente ejercicio de acción y destrucción que convierte la capital de su país en blanco indefenso de una poderosa invasión extraterrestre, plena de naves y robots gigantescos que se pasean y disparan avasalladoramente contra emblemáticas edificaciones charrúas. En apenas cuatro minutos, el impacto ha sido tan grande que el video ha obtenido con rapidez más de 500 mil visitas y cerca de 2 mil comentarios, y ha merecido el acercamiento de cazatalentos del cine norteamericano.

Uno de los admirados espectadores fue nada menos que Sam Raimi, el realizador personal de terror y fantasía que asumió la saga de Spiderman y que ahora se encuentra en la cartelera peruana con Arrástrame al infierno. La firme propuesta no se hizo esperar: Álvarez, de 31 años y autor de cuatro cortos, dirigirá en Hollywood un proyecto de ciencia ficción de un presupuesto entre 30 y 40 millones de dólares, producido por la empresa Ghost House y supervisado por el propio Raimi.

El uruguayo tendrá amplia libertad para hacer la película desde cero, en la que contará con su coguionista Rodolfo Sayagués, cofundador de Murdoc Films, la productora del corto. Por ahora, sólo se sabe que el rodaje sería en Montevideo y también en Argentina. Vean el cochecito y la gente corriendo en las escalinatas, fino homenaje a Eisenstein.

(Vía Espectador)