Rescatamos un grupo de críticas, no siempre favorables, de cuatro de los seis largometrajes de Armando Robles Godoy que en diferentes momentos hemos publicado en Cinencuentro, hace bastante tiempo ya. Vean unos fragmentos a continuación.

En la selva no hay estrellas, por Antolín Prieto. “Un ambicioso hombre roba el oro recolectado por una tribu amazónica, pero su huida será el comienzo de un viaje de reconocimiento de su propia vida y una lucha por su supervivencia en medio de la tupida selva. Segunda película de Robles inspirada en un cuento homónimo de su propia autoría, que sorprende gratamente ya que está contada con fuerza y solvencia.”

La muralla verde, por Jorge Esponda. “La historia se ubica en los años de la república previos a la dictadura militar cuando se lleva a cabo la campaña de colonización de la selva. Un hombre (Julio Alemán) y su familia lo dejan todo por esta aventura que muchos penosos y desesperantes tramites les han costado.”

Espejismo, por Jorge Esponda. “Espejismo es tal vez la película de Armando Robles Godoy que se presenta como la más ambiciosa. Más radical que en La muralla verde, acá el afán rupturista apenas nos permite vislumbrar (cual espejismo ciertamente) una historia de herencia maldita en un pueblo iqueño.”

Sonata Soledad, por Jorge Esponda. “Sonata soledad es una película hecha a tres tiempos, musicales como se quiere. En toda ella, Robles Godoy deja salir más que un lado personal, un lado confesional. El cineasta radicaliza más su postura de autor así como comienza a decrecer cada vez más el interés que despertó en algún momento.”