El final de “La muralla verde”, de Armando Robles Godoy

El desenlace de La muralla verde es un ejemplo de los momentos de belleza estética y pulcritud narrativa que podía alcanzar el cine de Armando Robles Godoy. Quienes todavía no conozcan la filmografía de nuestro pionero realizador, sobre todo los más jóvenes, aquí tienen un adelanto, que ojalá sea la puerta de ingreso a esta cinta y también a las otras que hizo, a propósito de la posibilidad, aún remota, o más bien un deseo inicial, de que sean restauradas en su soporte fílmico.

Artículo anterior
Claudia Llosa, después del furor por la teta
Artículo siguiente
Festival de Lima 2010: APRECI premiará Mejor Ficción

6 comentarios

  1. Ricardo Fleitas
    12 de agosto de 2010 at 14:36

    La obra de Armando merecía ser restaurada hace tiempo. Realmente es triste que esa tarea haya sido postergada. Parte de la culpa de la postergación que sufrió Armando, la tienen varios señores de la crítica con Desiderio Blanco a la cabeza, gente que nunca creyó en el talento de Robles. Por eso me parece lamentable que alguien como Isaac León venga ahora a subirse al carro, pidiendo que restauren su obra, dándole así una valía que él jamás reconoció. No entiendo cómo ustedes, hacen eco y linkean las muestras de hipocresía de ese señor. Las películas de Armando deben de ser restauradas porque son de lo mejor que se ha hecho en el Perú, y no porque lo pide Chacho León.

  2. Anónimo
    12 de agosto de 2010 at 16:14

    Qué vergüenza que Chacho, conocido por siempre haber mirado sobre el hombro toda la obra del maestro Armando, ahora se ponga a hablar de él, a pedir revisiones de su obra, a reclamar documentales sobre Armando. Más triste porque actúa como el típico peruano que pide cosas cuando uno ya falleció.

    El comentarista de arriba tiene razón. Propongan ustedes sus propias iniciativas sobre Armando y dejen de atender a Chacho, ese crítico en decadencia que es capaz de dar “segundas oportunidades” (o cuartas y quintas) a eduardo mendoza premiando su proyecto como jurado, pero siempre ponerle “peros” a la obra de Robles Godoy. Un desastre.

  3. Canevaro
    12 de agosto de 2010 at 17:21

    Qué tiene que ver Chacho con que en Cinencuentro pongan este link, la gente anda frikeada. Vayan a ver pelas en vez de estar metiendo cizaña.

  4. Teresita
    12 de agosto de 2010 at 17:23

    Yo no he podido ver ninguna pelicula de Armando Robles, o no habia nacido o estaba muy pequeña cuando las estrenaron. Es una pena que su legado no pueda ser conocido por las nuevas generaciones.

  5. espectador
    12 de agosto de 2010 at 17:51

    Mis respetos hacia Dn. Armando Robles Godoy, cuya presencia fìsica siempre harà falta. Ha sido un pionero del cine peruano, lo saben todos, en momentos en que era màs dificil hacer producciones( de nivel, sobre todo). Gozaba, ademàs, de una forma de pensamiento muy singular, en varios aspectos iconoclasta, que, al escucharlo como conferencista hacìan una delicia. Pues lo que buena falta hace en este paìs es el criterio propio, contra el gregarismo mediocre que azota muchos niveles de la vida ciudadana. Y Robles Godoy para eso era diestro, defendiendo con talento sus originales puntos de vista, su vision crìtica –como periodista- muy personal sobre las cosas (sobre la cultura y, entre otras cosas, sobre el sexo), que son fuente para que otros tambien deifendan las propias sin temor a ser “exiliados” en el medio limeño. Felizmente alcanzò a ser testigo del encumbramiento reciente del cine peruano a travès de los èxitos de “La Teta Asustada” , que corresponden a una extensiòn, en buena cuenta,del camino del cual èl fue uno de sus iniciadores. Ojalà se realice un homenaje a travès de un ciclo de sus pelìculas.

  6. Carlos Cucho
    12 de agosto de 2010 at 23:58

    Yo vi una pelicula de Armando. Nunca la hora y medio fue tan inutil. Que fumada. Era de los que piensa que mientras mas raro e incomprensible es la pelicula, mas europeo suena. En una semana lo olvidan sin pena ni gloria.

Back
COMPARTIR

El final de “La muralla verde”, de Armando Robles Godoy