Baby Shower aficheEste 10 de noviembre se estrena en Lima una nueva película chilena, Baby Shower.

La ópera prima de Pablo Illanes es un filme de terror, de cine gore, que fue un relativo éxito de taquilla en Chile cuando se estrenó en enero pasado, llevando más de 70 mil espectadores a las salas de cine.

Si bien en el Perú no es usual que se estrenen comercialmente películas de la región, sí es común la presencia constante de filmes de terror en la cartelera, género que tiene mucha acogida con el público local, sean estas producciones de los grandes estudios estadounidenses, o de filmografías más remotas, como la japonesa, honkonesa o incluso la tailandesa. Las cintas peruanas de terror, del llamado “cine regional”, también han atraído la atención en sus respectivas ciudades de origen, e incluso han llegado a presentarse en la capital. Veremos cómo le va ahora a esta rareza del sur.

Sinopsis: “Baby Shower” es la historia de cuatro mujeres, ex compañeras de colegio, que años más tarde se reencuentran en un evento colectivo, el que da nombre al filme. Ahí se enterarán de una traición en el grupo, alimentando el celo entre ellas, lo que desencadenará una serie de brutales asesinatos. Vean el tráiler:

El director de la película, Pablo Illanes Tapia (@pillanes), es un realizador que ha escrito varias series de TV y telenovelas de mucho éxito en Chile. Su primer trabajo como director es Baby Shower, cinta que estuvo participando en una sección del prestigioso Festival de Sitges, a inicios de octubre.

El filme chileno se estrenará en Lima el mismo día que la película peruana Reshinn. Veremos pues si el reciente ‘patriotismo cinemero’ que vimos en las redes y en algunos medios fue cosa de un fin de semana, o si el terror se impone, como siempre suele hacerlo, en la cartelera peruana.

Extra: A propósito de la discusión sobre la taquilla de películas peruanas en los cines locales, vean cómo van las cosas por Chile:

[…] se pueden ver los cambios que han tenido en estos años: los que partieron antes ya han tenido éxito y fracasos rotundos, han recibido a nuevos colegas, han aprendido la importancia del marketing y han visto al público chileno esquivar sus películas. Una paradoja porque mientras el 2010 fue el año de peor taquilla de la década en el cine chileno (se estrenaron 10 películas y sólo un 3,9% del público fue a verlas), la filmografía local crece y crece en valoración en los festivales más importantes del mundo.

“Baby Shower”, mayores de 18 y todo, logró hacer unos más que decentes 73 mil espectadores, y “03:34” lleva unos saludables 120 mil espectadores en dos semanas.

Yapa: Hubo a quienes no les agradó demasiado el estreno de este tipo de películas violentas, como a esta psicóloga chilena.