[Crítica] Festival Transcinema: «Apurimac. El dios que habla», de Miguel Mato

El realizador argentino Miguel Mato nos traslada a Quehue, distrito ubicado a las cercanías del río Apurimac, a fin de ser testigos de una antigua tradición que se remonta a los tiempos del imperio incaico: la reconstrucción del puente Q’eswachaka.

Apurimac. El Dios que habla (2019) hace un acercamiento antropológico al ritual efectuado por un grupo de comunidades que tras previas preparaciones se reúnen para volver a montar un puente colgante, renovación que se emprende anualmente.

El documental de Mato carece de diálogos –apenas unas líneas que nos ayuda a seguir los acontecimientos–. El director se interesa en provocar un estímulo contemplativo ante el acto ceremonioso, en donde la presencia visual y sensorial crea un marco místico que complementa al suceso. El espectador se convierte en testigo de un mensaje que es objetivo y que no fuerza a generar segundas interpretaciones.

Un detalle, sin embargo, resalta y parece convertirse en el propósito del filme. Este evento legendario –o los mismos actores que lo emprenden– compromete a toda la comunidad, incluyendo a las generaciones menores. Existe un deseo y adeudo por preservar esta práctica.

Funciones:
Domingo 8 – 7:00 p.m. – Sala Robles Godoy

También lee:  [Entrevista] Festival Transcinema: Rómulo Sulca, director de "Teloneras"
Artículo anterior
Agenda cultural: 2 al 8 de diciembre de 2019
Artículo siguiente
[Crítica] Festival Transcinema: "Cinema inferno", de Rafael Arévalo

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos

COMPARTIR

[Crítica] Festival Transcinema: «Apurimac. El dios que habla», de Miguel Mato