Películas favoritas del 2021, para Sebastian Zavala


WP Post Author

Así como quien no quiere la cosa, hemos llegado al final del año 2021. El segundo año de la pandemia por el covid-19, y el segundo año en el que la industria del cine ha tenido que acostumbrarse a un nuevo contexto y a una nueva forma de consumir películas. Sin embargo, también se puede argumentar que, hasta cierto punto, hemos regresado un poco a la normalidad —los cines han abierto, lo blockbusters han regresado (tanto los que se atrasaron, como los nuevos), y películas como “Spider-Man: Sin camino a casa” han roto récords de taquilla. La cosas no son como eran antes, pero al menos han mejorado.

Lo cual quiere decir que, a diferencia del año pasado, he podido incluir más películas que se estrenaron en los cines. Sí, es verdad que algunas de mis inclusiones tuve que verlas en casa, pero el simple hecho de que ya podamos disfrutar de verdaderas joyas —enormes y visualmente espectaculares— como “Duna” en la pantalla grande, ha hecho que este 2021 sea infinitamente superior al año previo. Solo espero que las cosas sigan mejorando, no solo para poder seguir disfrutando del arte del cine, sino también para evitar regresar a la situación tan escalofriante —en más de un sentido— que estuvimos viviendo en el 2020.

West Side Story (2021)

Pero me desvío del tema. Lo que deben saber es que, como siempre, lo que les presento a continuación es una lista subjetiva —representa mi opinión y solo mi opinión, por lo que pueden estar de acuerdo (o no) con ella. Si creen que falta alguna película, o bien no la llegué a ver (ni en cines ni en casa), o simplemente no la disfruté tanto como ustedes. Y lógicamente, la lista está compuesta por películas que logré ver este año (hay un par que, desgraciadamente, tendré que dejar para el 2022, por una cuestión de disponibilidad y tiempo).

Sin más preámbulo, aquí va mi lista de las mejores películas que vi este 2021.

10. Drive My Car

“Drive My Car” no es una película para todo el mundo —es larga, se mueve letárgicamente (pero nunca de manera aburrida), y concluye de forma innecesariamente indistinta. Y sin embargo, tiene mucho qué decir sobre el amor y sus complejidades, así como el arrepentimiento y la aceptación. Las actuaciones son todas sublimes, el estilo audiovisual de Ryusuke Hamaguchi es sencillo y poco pretencioso, y la historia debería ser capaz de resonar con más de un espectador. “Drive My Car” no me fascinó tanto como a varios otros colegas, pero igual estoy feliz de incluirla en el Puesto 10 de este lista.

9. Titane

“Titane” definitivamente es una película para ver con precaución —es violenta y cruenta y está llena de imágenes perturbadoras que seguramente se quedarán grabadas en la mente de varios espectadores. Pero la película igual demuestra que Julia Ducournau es una cineasta con una visión muy específica, que tiene mucho qué decir sobre el rol de la sexualidad —y lo absurdo de lo binario— en nuestra sociedad, y que lo hace de manera chocante y sangrienta. Es ese contenido temático, y el estilo tan particular de Ducournau, así como las excelentes actuaciones centrales, lo que convierte a “Titane” en una de las mejores películas del 2021.

8. No Sudden Move

Los fanáticos de los thrillers de criminales deberían pasarla muy bien con “No Sudden Move”; se trata de una experiencia cautivante, que sabe cómo desarrollar suspenso sin depender de violencia extrema o explosiones por todas partes. Agréguenle a eso un estilo visual interesante, pero por momentos innecesariamente poco convencional, y “No Sudden Move” se convierte rápidamente en una de las mejores películas “serias” que haya visto este año, y de lo mejor que tiene HBO Max para ofrecer.

7. El misterio de Soho

Si la pasé tan bien con “El misterio de Soho”, es porque disfruté de su protagonista bien desarrollada, de la atmósfera nostálgica y musical que logra construir, y de las actuaciones verosímiles e intensas. Es de los mejores thrillers de misterio que haya visto, un filme con toques fantásticos y de suspenso estilizado que me mantuvo al borde de mi asiento por casi dos horas, y que me motivó a buscar ciertas canciones de los años 60 apenas llegué a mi casa. No será la mejor película de Wright — “Hot Fuzz” sigue siendo mi favorita—, pero igual es una experiencia que vale la pena tener, sepan qué es o donde queda Soho, o no.

6. Spider-Man: Sin camino a casa

“Spider-Man: Sin camino a casa” no es una película perfecta; tiene uno que otro chiste que no funciona, y Tom Holland tiene algunos problemas para transmitir la ira que el personaje de Peter necesita hacia el final de la historia. Y por supuesto, es un filme que depende mucho de la nostalgia y de las referencias a películas previas de “Spider-Man”. Pero a la vez, es absolutamente TODO lo que los fanáticos esperábamos; una película emotiva y llena de acción, fanservice, y momentos extremadamente satisfactorios. La mejor película de Marvel (y superhéroes en general) del 2021.

5. Mass

Hay que estar en un humor muy particular para ver “Mass” —es una película incómoda, con la que resulta prácticamente imposible no llorar. No es convencionalmente entretenida, y sin embargo se mueve a buen ritmo, manteniendo la atención del espectador de principio a fin. Logra conectar con el público de manera perfecta, aprovechando al máximo el talento de sus protagonistas para concluir de manera relativamente esperanzadora (o al menos agridulce). “Mass” es de lo mejor que he visto este año, y aunque no se la recomendaría a cualquiera, si creen que podrán tolerarla, valdría la pena que le den una oportunidad.

4. Amor sin barreras

Considerando lo terribles que pueden llegar a ser la mayoría de remakes, el que Spielberg haya sido capaz de reinterpretar y mejorar un clásico del cine y de Broadway como “Amor sin barreras” (West Side Story) de manera tan espectacular debería ser considerado como un pequeño milagro. Haciendo uso de todos sus poderes como cineasta, le ha inyectado nueva vida y más energía a esta historia, haciendo que se sienta más relevante que nunca. Incluso aquellos que no hayan visto ni el filme anterior ni la obra de teatro se encontrarán con un musical que vale la pena ver (especialmente en la pantalla grande).

3. Pig

“Pig” no es una película convencional, como buena parte de la filmografía de Nic Cage. Pero en este caso, dicha “rareza” es una de sus fortalezas, y no un defecto. Después de todo, lo que tenemos acá es una deconstrucción y estudio del duelo y del arrepentimiento, con un Cage que por fin parece haber recordado cómo transmitir dichas emociones a través de sutiles gestos faciales y acciones muy específicas, sin recurrir a los gritos o saltos o berrinches. Puede que la película se llame “Pig”, pero la trama termina tratando sobre mucho más que un simple cerdito secuestrado. ¡Nic Cage está de vuelta!

2. Una joven prometedora

Es cierto que “Una joven prometedora” tiene algunos problemas de ritmo, así como cambios de tono algo abruptos y momentos de disonancia emocional. Pero no se puede negar la potencia del producto final; “Una joven prometedora” es uno de los debuts de dirección más impresionantes que haya visto, y una cinta que se quedará grabada en mi mente por un buen tiempo. Si bien no pudo ganar a principios de este año, ojalá le den un Óscar a Carey Mulligan pronto. ¡Hace rato que le toca!

1. La familia Mitchell contra las máquinas

Seguramente no se la esperaban. Por más de que haya visto muchas otras grandes películas este año, la mayoría de ellas protagonizadas por actores de carne y hueso, la única que verdaderamente se quedó grabada en mi mente, la única que me hizo reír y llorar y reflexionar sobre temas de familia y el uso contemporáneo de la tecnología, es una película animada. ¡Y eso no tiene nada de malo! “La familia Mitchell contra las máquinas” cuenta con todos los ingredientes balanceados que toda película de animación debería tener: humor, emotividad, acción y espectáculo. Los gags son casi todos hilarantes, los personajes atraviesan por arcos de crecimiento muy creíbles, y la protagonista es, de manera muy sutil, LGBT. Es por todo eso que la considero como mi película favorita del 2021, y una que seguiré viendo una y otra vez en años venideros.

Menciones honrosas:

  • Duna – Una película épica y visualmente espectacular, pero incompleta (al menos hasta el 2023).
  • Spencer – El producto final es tan original como irregular, pero Kristen Stewart está simplemente magnífica.
  • La peor persona del mundo– Interesante coming of age noruego con una gran actuación por parte de Renate Reinsve.
  • Sin tiempo para morir– Una excelente despedida para el James Bond de Daniel Craig.
  • Matrix resurrecciones– Una secuela metatextual, autoreferencial, y que concluye la saga mejor que su predecesor inmediato.
  • El último blockbuster– Un nostálgico documental; perfecto para los cinéfilos ochenteros y noventeros.
  • La Liga de La Justicia de Zack Snyder– Una increíble mejora en comparación a la masacrada versión del 2017.
  • New York Ninja– La resurrección inesperada (y ridículamente divertida) de una película perdida de los años 80.

Las mejores series que vi este 2021:

squid-game-number-067
  • La historia de las malas palabras (Netflix) – Es Nicolas Cage hablando sobre el significado de las palabras más asquerosas del lenguaje inglés. ¿Qué más podríamos pedir?
  • Euphoria (HBO Max) – Una serie enérgica, audiovisualmente impresionante, y desgarradora. Que venga la temporada 2.
  • Loki (Disney+) – De lo mejor que ha producido Marvel para Disney Plus. Las implicaciones cósmicas son enormes.
  • Castlevania, temporada 4 (Netflix) – Una excelente última temporada que le dio a los fans todo lo que podrían haber querido.
  • Ted Lasso, temporadas 1 y 2 (Apple TV+) – La serie más reconfortante del año; hilarante y sorprendentemente profunda.
  • El juego del calamar (Netflix) – La sensación del año; una sátira social ocasionalmente desgarradora y consistentemente impactante.

Archivado en:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *