Cambios políticos ponen en cuestión al Festival de Roma

Nicole Kidman en Festival de RomaRecientes cambios políticos están provocando una revisión de las pautas del Festival Internacional de Roma, que apenas ha realizado su segunda edición en 2007 y que se había convertido en fuerte competencia del legendario Festival de Venecia. La nueva coyuntura se debe a que, de modo similar al BAFICI de Argentina, el festival romano es dependiente de las autoridades municipales de la histórica capital de Italia.

El ex alcalde Walter Veltroni, de filiación centroizquierdista, impulsó desde su cargo esa nueva plaza para el cine mundial en 2006, pero recientes procesos electorales han significado serios reveses para su partido y le han hecho perder la dirección del certamen, aunque mantienen el gobierno de la provincia de Roma.

Veltroni renunció a la alcaldía para competir con Silvio Berlusconi en los comicios parlamentarios. El resultado fue el regreso del magnate de las telecomunicaciones y el fútbol al puesto de primer ministro, máxima magistratura de su país, que había ocupado brevemente en los años 90 y buena parte de esta década.

Luego, en la elección municipal, en segunda vuelta, también ganó su candidato, Gianni Alemanno, por encima del ex ministro de Cultura Francesco Rutelli, que había tenido más apoyo en la primera. Casi de inmediato, Alemanno desplazó al presidente del festival, Goffredo Bettini, allegado a Veltroni, y designó al director y guionista Pasquale Squitieri, el esposo de la gran Claudia Cardinale, que hace poco cumplió setenta años (curiosamente, Berlusconi también está casado con una actriz prácticamente retirada, Veronica Lario).

Las nuevas autoridades han cuestionado que el festival, cuyo presupuesto es de 12 millones de euros, provenientes principalmente por empresas privadas, haya privilegiado la presencia de las figuras del cine norteamericano. Squitieri lo calificó de “otra alfombra roja para las películas de Hollywood” y le imputó que no servía para nada. “No se puede gastar dinero para pagar 18 habitaciones para los guardaespaldas de Nicole Kidman y otras 20 para los de Leonardo Di Caprio. Que la izquierda hiciera esto es verdaderamente increíble”, declaró al diario La Stampa.

Por su parte, Alemanno, el primer alcalde de Roma de derecha post Segunda Guerra Mundial, dijo que no era su propósito cancelar las iniciativas culturales heredadas, pero precisó que se necesitaba “promover películas italianas en vez de estrellas de Hollywood”. En ese sentido, le interesa vincular el festival con los premios David di Donatello, tradicional galardón del cine italiano. “En Italia tenemos más premios que películas. Deberíamos apoyar a Venecia y usar el dinero para ayudar a actores talentosos y crear las facilidades necesarias”, agregó.

Ciertamente, han participado películas y estrellas de Hollywood, pero una de ellas fue nada menos que Francis Ford Coppola, en su regreso a la dirección con Youth Without Youth. También hubo diversas procedencias, como una muestra de Raúl Ruiz y el filme Mongol de Kazajistán, entre otros ejemplos. Asimismo, la edición 2007 fue inaugurada por Monica Bellucci, actriz italiana de marca internacional, se otorgó un reconocimiento a la gran Sophia Loren y se proyectó un corto de homenaje a Anna Magnani, símbolo de sus pantallas cuyo centenario se celebró este año. Al parecer, no fue suficiente presencia nacional.

Ojalá ese aparente propósito de italianizar el festival sea auténtico, el cual no sería reprochable e incluso, quizás, podría hasta fortalecer su cinematografía, y que no sea más bien un pretexto para desbaratar un esfuerzo por difundir el sétimo arte, que es lo que se teme.

Extra: En el marco de la edición del año pasado, ocurrió un extraño atentado a la mítica Fontana de Trevi, escenario de la famosa escena de La dolce vita de Federico Fellini, lo que llamó la atención mundial.

Artículo anterior
88 minutos (2007)
Artículo siguiente
Diferencias artistícas retrasarían estreno de "The Lovely Bones", de Peter Jackson

3 comentarios

  1. Lourdes Vásquez
    6 de Mayo de 2008 at 2:33 — Responder

    O_O 18 guardaespaldas?!

  2. […] de una serie de episodios por el cambio de dirección, el Festival de Roma decidió cambiar de nombre, por lo que en su tercera edición, a realizarse […]

  3. […] se recordará, hace unos meses hubo un giro en la orientación del Festival de Roma. Los triunfos electorales de los […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Cambios políticos ponen en cuestión al Festival de Roma