Festival de Lima 2013: “Soy mucho mejor que vos”. Entrevista con Che Sandoval


Che Sandoval, director Soy mucho mejor que vosEl chileno José Manuel “Che” Sandoval presenta su segundo largometraje titulado Soy mucho mejor que vos en el 17 Festival de Lima, fuera de concurso, en la sección Panorama del Cine Latinoamericano.

El Che es un conocido nuestro pues su primer filme, la singular, muy divertida y desenfadada Te creís la más linda (pero erís la más puta) formó parte de nuestra muestra El Cine Chileno ataca Lima, que presentamos en el 2009.

Para su segunda película, el joven realizador chileno se mantiene en su universo urbano, nocturno y juvenil, tomando un personaje secundario de su primera película, el casi cuarentón Cristóbal Froolich, para crear un ácido spin-off a partir de él.

Para conocer más de “Soy mucho mejor que vos” y su realización, conversamos con Che Sandoval, a continuación.
(Recuerden que podrán ver la película en los siguientes horarios: viernes 9 – 3pm Cineplanet San Miguel, lunes 12 – 8pm Cineplanet Alcázar, miércoles 14 – 5:15pm Cineplanet Alcázar, jueves 15 – 3pm Cineplanet San Borja, viernes 16 – 8pm Cineplanet San Borja).

¿Cómo decides hacer crecer un personaje secundario de tu primera película para este spin-off? ¿En qué momento se crea la historia de Cristóbal?
Ya había filmado y editado “Te creís la más linda..”. Me había ido bien en unos work in progress y ya la sentía como “una buena peli”, pero no sabía si iba a estrenar ni nada. Un día domingo desperté con resaca y me acordé que ese mismo día se terminaban las postulaciones para un fondo privado al que quería postular. ¿Cómo se postulaba? Con un storyline (lo lograba hacer en la tarde) y un teaser grabado (ni cagando lo tenía). Entonces recordé que mi pie forzado para crear personajes secundarios en la película había sido: “Que ninguno esté ahí solo para que el protagonista hable, tienen que tener historia propia”.
Entonces, vi “Te creís la más linda..” y encontré que esa era la mejor historia paralela para contar de las que tenía. Edité la escena a 3 minutos y pude postular a pesar de la resaca. No gané, eso sí, aunque al año siguiente lo ganaría y finalmente lo desecharía.

Rueda de prensa de la película, Soy mucho mejor que vos

Los textos se sienten muy frescos, algo que ya tenias en “Te creis la mas linda…”. Son unos textos que ademas aportan dimensiones grandes incluso a cada personaje secundario. ¿Cuál ha sido el proceso de escritura?
El proceso del texto y del guión es largo. Parte en la página en blanco y termina en montaje. Primero, escribo el guión todas las veces que sea necesario hasta que me guste, obviamente escribiendo cada diálogo y poniendo énfasis en eso. Cuando me gusta se lo muestro al actor protagónico. En ambas películas han sido gente vinculada al cine, Martín Castillo (“Te creís la más linda..”) era estudiante de audiovisual y Sebastián Brahm (“Soy mucho mejor que vos”) es director de cine y profesor de guión). En este caso fue con Brahm.

Leímos el guión diálogo a diálogo, cuestionando todo (tanto estructura como lo que se dice) y después de esa reunión escribí otro guión. Cuando esté ya estuvo listo, viene el segundo paso: el resto de los actores. Para ello, hago reuniones de 4 horas, de cada escena, con todos los actores involucrados en cada escena. Ahí se hace lectura, se ve qué cosas acomodan, qué cosas no, se raya el texto y se cambia. Se actúa con acentuación y vamos viendo si hay cosas que están forzadas, si faltan diálogos entre una transición y otra, o si sobran.

Posteriormente, y para cada escena también, hago ensayos actuados (idealmente con cámara). Ahí se termina de pulir todo. Luego, en rodaje intento que hagan la escena de corrido muchas veces, utilizando al plano contra plano como mi amigo para poder montar. Y bueno, si fallan u olvidan un texto, tienen derecho a improvisar. Pero esto se vió más en la película anterior; en esta se dice casi textual lo que estaba escrito en el último guión. Y en montaje, se elige lo mejor.

¿Cómo manejas el trabajo con los actores? Prácticamente todos deben adoptar esta manera tan particular de hablar, con el ritmo, la cadencia, y la actitud tan fresca y directa. ¡Incluso el hijo!
¿Son todos actores de formación?

Combino actores no profesionales (o no actores) con actores profesionales, pero el denominador común es que no son famosos. Me gustan los rostros vírgenes. La única excepción es Antonella Costa (que es mi novia en la vida real), pero ella en Chile no es conocida.

Soy mucho mejor que vos, de Che Sandoval

En general cada uno reescribe sus diálogos a partir de mi guión y el habla que utilizan es el de ellos mismos. En eso se nos van los ensayos; en lograr particularidad entre el habla que yo escribí y el natural de ellos. Y bueno, lo del hijo es formidable. Lo elegí luego de que leyera tres líneas. Me recordó a Martín Castillo, el actor de “Te creís la más linda…” al instante por su soltura al hablar. Luego hubo que enseñarle a ser rudo y no fue nada fácil, pero el resultado es maravilloso. Es de las escenas más logradas que hice en mi vida.

Pensaba en un hipotético subtítulo para tu película: “El hombre que seguía a las mujeres”. Una suerte de version desfachatada del clásico de Truffaut.
Sí, es como una ley en mi cine: gente que busca contacto, o una conversación, o una salida de sus problemas y soledad, escondiendo sus carencias en la búsqueda de sexo. La verdad es que nunca pensé en Truffaut en todo caso, pero puede ser. Que quede a libre interpretación, pero mis influencias vienen más de Estados Unidos que de Europa.

Si bien hay un soundtrack largo de temas instrumentales, se extraña, pensando siempre en tu peli anterior, temas como los de Adanowsky o los Yorks. ¿Por qué ya no usar ese tipo de temas?
La verdad es que sí hay de esos temas. Los Yorks en mi película anterior estaban de fondo en el bar, justo en la escena de este personaje. Y ahora de fondo en los bares hay otras bandas (entre ellas la mía). El de Adanowsky sí era más notorio. Esa canción (“Estoy mal”) la encontré viajando por la web y era PERFECTA para “Te creís la más linda…”, se la pedí y la dio.

Ahora no iba a haber una canción tan perfecta. Además que buscaba una banda sonora más oscura, que contara internamente lo que le pasaba al personaje. En “Te creís…” era similar, pero como era un adolescente, se reía de su desgracia. Este hombre tiene problemas más serios, mucho odio adentro. Para mí esta banda sonora es perfecta e incluso me gusta más que la otra, aunque sin duda la otra era más taquillera. La música la hizo Miranda y Tobar, dos músicos que han hecho muchas bandas sonoras del cine chileno. Son unos genios.

¿Ha sido muy diferente el proceso de producir esta segunda película con respecto a la primera?
Había más plata (en la otra no había nada) y en algún momento temí que eso me quitara el Rock&Roll, pero luego, en rodaje, me sentí igual. Con algo más de experiencia quizás, pero improvisando mucho sobre la marcha, adecuándome a la calle, que es lo que más me gusta. Habías más luces, una producción más cómoda, pero la utilización de los espacios fue igual de ilegal que siempre, y el proceso también. Por lo que creo que, en lo que tenía que cambiar de la otra película (mejor técnica y cambio de temática) lo cambié con creces, y en lo que tenía que mantener (el espíritu rocanrolero, las buenas actuaciones, la frescura en el habla) lo mantuve.

¿Harás una tercera cinta a partir de este universo, o ya estas embarcado en un proyecto que no tiene que ver con estos losers y la noche de Santiago?
Estoy armando una nueva peli, seguirá con loser y la noche de Santiago, pero esta vez tendremos un personaje femenino de unos 35 años, enamorada y con serios traumas sexuales, pateando la perra por la ciudad. Será una coproducción con Argentina -donde vivo actualmente- pues la protagonista será Antonella Costa y no ocurrirá en una sola noche, sino en varias semanas. Pero debo mantener el espíritu.

El título se canta en la película “Mucha Ex Poco Sex” y si bien el personaje de Antonella lo dice en “Soy mucho mejor que vos”, no lo tomaré como un spin-off de ese personaje, sino que será otro, totalmente libre de aquel. (Bueno, por ahora. Si logro hacer fusionar a los personajes sería ideal seguir con la mentira de los spin-off para toda la vida, pero por ahora no encuentro la mentira para fusionarlos).

Soy mucho mejor que vos, de Che Sandoval

¿Cómo te sientes ubicado dentro de esta creciente cinematografía chilena? Trato de encontrar algunos otros filmes chilenos que se asemejen a los tuyos, pero se me hace dificil. ¿Con qué peliculas chilenas crees que pueden conversar las tuyas?
No sé si hay otras películas que se asemejen a las mías. Hay quienes dicen que Joven y alocada, pero tiene otro rollo visual; hay gente que asemeja mi cine al de Piotr: una mala traducción de Martín Segger o a Aquí estoy, aquí no de Elisa Eliash, pero es porque son propuestas que no tienen que ver con otras cosas y porque los tres venimos de la misma escuela, así que tampoco comparto del todo.

Yo me quedo con algo que me dijo un crítico mayor hace unos días. Me dijo que mi cine rescataba el espíritu del cine de los 60s de Chile. Ese amor por el habla, por la ciudad, por la calle, por el alcohol y las conversaciones de bar [N.E.: Véase “Tres tristes tigres” de Raúl Ruiz]. Y sí, creo que en esas películas chilenas encontré lo primero que me conmovió del cine nacional.

Por otra parte, y más conscientes, mis referencias me llevan a Jarmusch y Casavettes. Ellos son mis cineastas favoritos eternos (hay otros que me gustan un año y los abandono, a estos dos los veo muchas veces año tras año). Y algo más reciente, el cine de Andrew Bujalski siento que se asemeja al mío en sus dos primeras producciones (“Funny Ha Ha” y sobre todo “Mutual Appreciation”). “Te creís…” la comparaban con “25 watts”, “Pizza, birra, faso” y “Rapado”. Y he escuchado algo de “Linklater sin existencialismos”, pero me encantaría escribir como Linklater. Es un capo el tipo.

La verdad es que hago mis películas sin pensar en otras películas. Tengo fe en que todo lo que me ha dado la vida, más lo que me ha dado el arte que he visto (el cine fundamentalmente), más todo lo que incorporará la gente con la que trabajaré, hará que mis ideas, en un comienzo muy básicas (“un precoz que quiere sexo”, “un cuarentón con el pene gigante que igual es infeliz”), se complejicen y logren discurso artístico y social.

*Entrevista: Antolín Prieto y Laslo Rojas



También puedes leer:


Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer