Mañana te cuento 2 (2008)

Mañana te cuento 2Dir. Eduardo Mendoza | 90 min. | Perú

Intérpretes: Melania Urbina, Bruno Ascenzo, Giovanni Ciccia, Oscar Beltrán, José Manuel Peláez, Vanesa Jerí, Leisy Suárez, Diego Lombardi, Magdyel Ugaz, Paúl Ramírez, Américo Zúñiga, Yvan Petras, Nora Caferata, Marco Zunino, Pold Gastello, Benny Chueca, Percy Pasco.

Estreno en Perú: 14 de febrero de 2008

Mañana te cuento 2 trae de vuelta a los personajes del primer filme de Eduardo Mendoza. Como toda secuela, trata de capitalizar el éxito de la primera parte para venderse como una comedia romántica salpicada con algunos momentos de acción y otros picantes (léase eróticos). Sin embargo, la historia no cumple con ninguna de esas expectativas. Mañana te cuento 2 resulta más bien un compendio de lugares comunes que podemos ver, sin más, en la televisión peruana y que no se justifican más allá del capricho. Esta producción nos lleva a preguntarnos: ¿necesitamos este tipo de cine?

Mañana te cuento 2

La segunda película de Eduardo Mendoza trae de vuelta a los personajes de su primer filme, Mañana te cuento. Han transcurridos algunos años. Los concupiscentes adolescentes que querían debutar sexualmente, se han convertido en jóvenes que intentan afianzar su camino hacia la madurez de la mejor manera posible. La cinta, como toda secuela, trata de capitalizar el éxito de la primera parte para venderse como una comedia romántica salpicada con algunos momentos de acción y otros picantes (léase eróticos). Sin embargo, la historia no cumple con ninguna de esas expectativas. Ni las persecuciones, ni las carnes, ni la comedia se desarrollan de manera convincente.

Mañana te cuento 2 resulta más bien un compendio de lugares comunes que podemos ver, sin más, en la televisión peruana y que no se justifican más allá del capricho. La trama, llena de giros y tumbos, resulta un retroceso si se la compara con su antecesora. Aún con sus deficiencias, Mañana te cuento terminaba siendo una película llevadera.

Mañana te cuento 2Si en la primera la presentación de los amigos, por dar un caso, tenía un buen ritmo que enganchaba con su montaje paralelo, en la segunda la situación resulta esquemática: una discusión en la convivencia, con textos recitados de mala gana, nos presenta a los amigos como si fueran diseñados con la media del imaginario, moldeados a partir de clichés costumbristas sobre la juventud limeña. Manuel (Bruno Ascenzo), el protagonista, es un periodista en ciernes, estudiante universitario con aspiraciones de escritor. Con él, ya son tres personajes de “Vargas Llositas” los que han desfilado por las pantallas del cine peruano (antes en Tinta Roja y Peloteros). Parece que la única (o más fácil) manera de reflejar la sensibilidad de un personaje es a través de la aspiración literaria. Los otros amigos responden al prototipo del gordo “buena gente”, relajado y repitente en los estudios, y al del pelotero con ganas de ser crack. Puro lugar común.

La historia principal se crea a partir del reencuentro de Manuel con Bibiana (Melania Urbina), en el que surge el amor a partir del recuerdo y las experiencias comunes. Este enamoramiento rápido no se justifica en el encuentro fugaz de la primera cinta. En este punto, quizá, se pueda ceder a las licencias del género amoroso y esperar el desarrollo de la relación de pareja, pero la cinta decide avanzar a trancazos, primero con la aparición de un maletín lleno de dinero por despilfarrar, y luego transcurrida la mitad del metraje, a través de la inclusión de una subtrama policial.

Este giro y cambio de tono no aporta algo significativo. La primera película pasaba de la comedia a una situación densa, más oscura, de los miedos y fijaciones de los adolescentes en su iniciar sexual, como si al desnudarse dejaran caer las máscaras juguetonas para encarar sus temores; el desnudo no era sólo físico. En esta segunda entrega, la intriga policial que justifica el botín, el dinero en pantalla -que parece ser el único móvil de la película- da pie a un conjunto de secuencias lamentables, que se extienden en minutos de persecuciones por callejones que parecen calcadas de algún programa cómico sabatino, y en resoluciones forzadas en las que la pareja esquiva malhechores y rescata rehenes de la manera más inverosímil y sumaria posible.

Mañana te cuento 2

Es una pena que Mendoza, un prometedor director, no se dé maña para sacarle la vuelta a las convenciones, o para elaborar escenas y diálogos de interés. Hagamos la salvedad de dos momentos: el té con la abuela y el interrogatorio a los amigos de Manuel. Quienes esperábamos de él una cinta madura -o más personal- quedamos defraudados ante esta entrega que en su momento él mismo reconoció como cerrada, y que ahora vemos plasmada en pantalla grande de manera penosa. Nos queda revisar sus cortos y esperar por su largamente aplazado Happy Birthday.

Aunque parezca sencillo (y no lo es), escribir en contra de esta cinta da pie para una acotación respecto al lugar que ocupan productos así dentro de la cinematografía nacional. Lo que me lleva a formular una serie de interrogantes. ¿Necesitamos este tipo de cine? ¿Un cine de negocio que se apoye en los géneros y las secuelas? ¿Es una opción válida? La respuesta -más allá del enfoque mercantilista- es SÍ.

Sí, pero con contenidos mejor elaborados y planificados, que se convierta en una opción contínua y sostenida de producción que a mediano plazo se consolide en una industria fílmica generadora de empleo para técnicos, artistas y realizadores; que dé espacio para el desarrollo de estilos, tendencias y géneros en películas tanto convencionales como otras más personales y atrevidas (esas que requieren del apoyo estatal). En la medida en que se produzca más, habrá más espacio para el cine de calidad.

Mañana te cuento 2

Tal decisión requiere de las manos y decisiones de los productores nacionales, a quienes habría que plantear estas interrogantes. Porque cuando sólo se circunscriben a una visión oportunista y que juega al corto plazo, el resultado son películas como ésta u otras similares, que más parecen productos televisivos que cine. Son producciones que dentro del cine peruano más es lo que restan que lo que suman. Con otras perspectivas, podríamos prever resultados más alentadores.

¿Qué más agregar por ahora? Que Mañana te cuento 2 debería ir directamente a los anaqueles de DVD, como lo hará en EE.UU., junto a todas las comedias sosas, películas fast food, que son puro marketing y poco entretenimiento. Para pasar el rato y cebar los bolsillos de sus productores. Provecho.

Artículo anterior
El Cinematógrafo: Programación del 20 al 25 de marzo
Artículo siguiente
Detrás de cámaras de "Quantum of Solace"

12 comentarios

  1. Lourdes Vásquez
    20 de marzo de 2008 at 16:24 — Responder

    Buen post Anto. No necesitamos de éste cine y eso es algo que tiene que empezar a pasar por la cabeza de los realizadores. No quiero pensar que Mendoza es un cínico, pero el hecho de que haya anunciado ésta película con tanta parafernalia solo demuestra la tonta burbuja en la que se encuentra. Tiene que haber compromiso por sacar adelante la cinematografía peruana, sino….
    El día que los multen por empañar de manera tan sosa nuestro cine, dejaran de existir estas lamentables creaciones.

  2. Carlos
    20 de marzo de 2008 at 16:46 — Responder

    La culpa se mas de los espectadores peruanos, si no miren el rating de cojuedces retrogradas como Asi es la Vida, o Laura en América, o magaly Tv, es realmente lo mismo, amarillismo…..

  3. manuel eyzaguirre
    20 de marzo de 2008 at 23:15 — Responder

    Bien anto, llegas a muy buenas conclusiones, al final, el apresuramiento y maridaje económico no nos llevarán a nada y peor, deforman el criterio y buen gusto del público, que no debe ser sobrevalorado por cierto.

  4. Tilso Tsuchido
    21 de marzo de 2008 at 0:34 — Responder

    Yo estoy en desacuerdo con todos ustedes.

    Sería extraordinario tener algunas semanas más para pulir el guión y algo más de tiempo en la postproducción y tendríamos una película más redonda. Pero el cine destinado a festivales que promueve Conacine nos tendrá alejados por siempre del público. Revisen cifras queridos amigos.
    ¿Cuántos espectadores llevaron al cine nuestras películas en los últimos años?. Y aquellas más reflexivas, intimistas… ¡cuántos! ¡CUANTOS!

    Y si el cine no vuelve a tener relevancia en el devenir de un país (así como un partido de fútbol importante que paraliza todas las actividades) nunca seremos atendidos por los gobiernos de turno. Porque no existireeeeeeeeeemos.
    Viviremos encerrados en los circuitos de élite. Atentos a lo que sucede en Argentina y el Bafici pero de espaldas a nuestra realidad.

    Hay que meter gente al cine. Que se agoten las entradas. Y al mismo tiempo hay que asegurarnos por elevar el nivel.

    Quién se atreve a comparar a MTC2 con las comedias ligeras que nos atormentaron en los años 90! ¿Quién?
    Yo las sufrí una a una y me siento orgulloso cuando entro al cine y veo que la gente disfruta esta película.

    Esta es una película ligera. Destinada a que la gente olvide sus problemas y se ría. Es imperfecta. Podría ser más rigurosa en el aspecto dramático… pero iría a verla 20 veces antes que otras que ni llevaron gente al cine y tampoco fueron aceptadas en festivales extranjeros.

  5. Lourdes Vásquez
    21 de marzo de 2008 at 1:59 — Responder

    Bueno, Tilso, tenemos diferentes formas de amar al cine.
    De los que sí estoy segura es que este cine superficial que te hace tan feliz no nos hará salir adelante, mira sino como es que andamos.

  6. Jorge Echevarria
    21 de marzo de 2008 at 20:30 — Responder

    Estoy contigo Tilso, no se a que se refiere Lourdes al decir ‘Salir Adelante’, tal vez a que Perú empiece a producir ganadores de Cannes ? Acaso Lourdes se opone a la basura extranjera en cartelera ? acaso clichés en cine no son usados a muerte hasta por Tarantino ? Porqué en cineencuentro nunca aceptan que mientras mas cine se haga va a ser mejor para la industria ? no saben que hay público para todos los gustos ?
    El que el grupo de criticos de esta revista sean refinados expertos enn cine, no quiere decir que se deban dejar de hacer peliculas como la de Eduardo Mendoza y con preguntas tan pretenciosas como : ¿Un cine de negocio que se apoye en los géneros y las secuelas?, tan cursi y contradictorio,
    cuando por ahi tambien critican a peliculas ‘hechas para el circuito de festivales’.
    Como si hacer cine no fuese negocio y como si Eduardo Mendoza fuese el primero en hacer una secuela y peor aún apoyarse en un género !!
    Disfrutemos de nuestro cine, bueno o malo y luchemos por una mejor ley de cine. La verdad que no he visto MTC2 pero nunca he leido un buen comentario sobre peliculas peruanas en este blog, como si solo vale la pena hacer peliculas que puedan competir mano a mano con los mejores directores del mundo.
    Bájense de esa nube, sin una industria de cine propiamente apoyada por el gobierno, sin reconocidas escuelas de cine y teatro accesibles a todos, nunca vamos a poder competir con los directores favoritos de este grupo.
    A mi, si quiero relajarme, que me lleven a ver MTC2, La Gran Sangre, Ego, Porka Vida, que entre sus virtudes y errores,
    puedo ver a la industria de cine del Perú y sus incansables protagonistas, poner su granito de arena para que mantengamos una presencia, si no en el mundo de festivales, por lo menos entre el público que es el que debe decidir que es bueno o malo, no los criticos que ya han sido ‘maleados’ con tanta pelicula de famosos directores coreanos, argentinos, mexicanos, americanos, franceses, etc.
    Creo que el comentario final que dice ‘cebar el bolsillo de sus productores’ dice mucho sobre la opinión de nuestros famosos criticos de cine, si un productor gana plata entonces no es el público el que está pagando por ver su producción? es eso un crimen ? existirian productores si no fuese para que algun dia puedan ‘cebarse’ los bolsillos y recuperar su inversión ? como diria Condorito : “Exijo una explicación!”

  7. Antolín Prieto
    21 de marzo de 2008 at 21:02 — Responder

    Jorge, creo que exageras -al igual que Lourdes- en tus apreciaciones; y no has entendido completamente lo que escribí en el post. Hay un punto medio saludable, donde tanto las películas de entretimiento y las de arte pueden convivir, y yo iba a ello.

    Por un lado, al igual que tú, Jorge, creo que el despegue de la industria fílmica tiene que ver con la cantidad de películas elaboradas. Pero también espero, esperamos supongo, que la calidad vaya elevándose con esa producción.

    En otro punto, sería necio estar en contra de las ganancias de los productores, que ganen, que hagan más películas (si eso quieren); pero que nos entreguen también productos que nos satisfagan.

    Quizá ahí esta el quid del asunto. Uno elige, juzga una cinta. A uno le parece buena o no; si le gusta o no. En esas apreciaciones nos separamos, cada uno por sus propias y respetables razones. A mí, Mañana te cuento 2 no me gustó por estar contada, a mi criterio, con apuro y chabacanería. Si tú te divertiste, me alegro por ti.

    Por otra parte, puedes leer dentro de este blog comentarios halagüeños a películas peruanas paseándote por la sección Made in Perú. Madeinusa, La prueba, algunas cintas de Robles Godoy o de Lombardi han sido vistas y comentadas positivamente por algunos colaboradores de Cinencuentro.

    Saludos

  8. Mario
    24 de marzo de 2008 at 23:20 — Responder

    Este tema viene de años, y seguimos igual. Queremos un mejor cine, que gane premios y que lleve gente a la salas.
    Si necesito hacer 3 peliculas como MTC2 y 5 proyectos al CONACINE para una pelicula, prefiero hacer 3 peliculas que a muchos de aqui no les agradan, pero que me dara el respaldo economico para seguir y hacer peliculas mejores.

    Si necesitamos de estas peliculas, Bussines son Bussines como dirian por ahi.
    Miren el cine mexicano como se ha levantado, depues de inundarnos con peliculas llenas de verduleros 1,2 3 , 4 .

    O el cine argentino, acaso solo las peliculas de festivales o de ricardo Darin son las que se producen en Argentina. No ha visto a Franchela.

    El cine es un arte para todos. Es negocio.

    Esto em trae al recuerdo una escena en AMADEUS. En donde Mozar presenta su opera para el pueblo y es considerada por los EXQUISITOS como burda.

    Dejemos que se produzcan mas peliculas. Dejemos que los criticos llenen sus paginas. Dejemos que un grupo ame y le facine las peliculas de Godoy o de Claudia Llosa. Dejemos que la gente vaya al cine a ver a Leicy o a las Virgenes de la Cumbia o al Grupo 5.

    Si eso nos permite salas llenas, bienvenido.

    Mario Ching

  9. Luis Ramos
    25 de marzo de 2008 at 1:27 — Responder

    Mario, gracias por comentar.

    Hemos visto a lo largo de los últimos años muchas producciones peruanas que se ufanaban de haber encontrado la llave para enganchar con el público usando varias fórmulas, la pregunta es ¿funcionaron?

    La película ideal sería aquella comedia con las habituales calatas, dirigido sobre todo al público joven y que no contenga mayores conflictos dramáticos, es decir puro entretenimiento, escape al ciento por ciento.

    A nosotros nos gustaría que esas fórmulas funcionen en la taquilla, ya hemos dicho que es necesario ese tipo de cine, en cualquier parte, el grueso de las producciones lo componen películas de puro entretenimiento. Pero lo dramático es que en el Perú, estas películas que andan buscando la taquilla son tan deficientes que no sólo no consiguen público, sino que fomentan la impresión general de que el “cine peruano” no tiene salvación. Nuestro cine más comercial no llega a producir películas eficientes, de oficio, que manejen bien los géneros. En contraposición el cine más “de autor” es el único que saca cara y entrega producciones aceptables o buenas.

    Nosotros opinaremos sobre cada película que veamos, junto con buscar la formación de una industria cinematográfica, queremos un cine que tome riesgos, que refleje nuestra realidad y la comente, que se adentre en géneros aún inexplorados, es decir, que no se quede en el juego de “quiero-tantos-miles-de-espectadores”, quedarnos en ello sería lamentable.

  10. […] para diciembre de 2008 o el Día de San Valentín de 2009, fecha clave como demostró este año Mañana te cuento 2. El rodaje empezaría en agosto y se desarrollará en las ciudades de Chiclayo y […]

  11. 3 de diciembre de 2011 at 11:14 — Responder

    bn..ah¡¡ buna l apeli sr drector:me gusta!..!xd!

  12. […] La filmografía de Eduardo Mendoza la conforman los largos Mañana te cuento (2005), Mañana te cuento 2 (2008), Snuff Dogs (2010) y Bolero de noche (2011). Además el mediometraje TQ-1992 (2001) y los […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Mañana te cuento 2 (2008)