Vidas paralelas (2008) | Cinencuentro | Cine Peruano

Vidas paralelas (2008)

vidas-paralelas-posterDir. Rocío Lladó | 100 min. | Perú

Intérpretes: Oscar López Arias (Felipe), Jimena Lindo (Bertha), Renzo Schuller (Sixto), Fernando Vásquez (Teodoro), Edgar Núñez (alcalde), Rocío Lladó (fiscal), Yiliana Chong, Hernán Romero, Mónica Rossi, Gonzalo Molina, Julián Legaspi, Martín Abrisqueta, Ismael Contreras.

Estreno en el Perú: 25 de setiembre de 2008

Vidas paralelas es una película uniformada. Está poblada de personajes del Ejército y de Sendero, pero el protagonista es un militar valiente, noble, sacrificado, que no abusa del enemigo vencido y respeta a la población, un perfil que de hecho tuvo quienes lo cumplieron en la vida real, pero que nunca encuentra un contrapeso argumental en sus colegas de actitudes discriminatorias e instintos criminales. Es decir, el filme propone, por deducción, que el Ejército, y la actuación general de las Fuerzas Armadas y el Estado en la lucha contrasubversiva, se encarnan en ese oficial, que además experimenta en su adolescencia el dolor de perder a su padre en un ataque senderista al pueblo serrano donde vivían, y en su madurez la ingratitud de ser enjuiciado y condenado por una confusa desaparición. Se ignoran secuestros, matanzas, operaciones extrajudiciales, amnistías, y toda la gama de violaciones de los derechos humanos que muchas veces puso al Estado al nivel de su supuesta antípoda.

vidas paralelas

Vidas paralelas inaugura una serie de cinco estrenos consecutivos que el cine peruano tendrá en el último trimestre del presente año, a razón de dos por mes, un promedio inusual que, si fuera constante, sería el mínimo que necesita una cinematografía para desarrollarse, adquiriendo oficio, construyendo diversos públicos y haciendo menos esporádica la relación con los exhibidores. Es la única manera de ganar algo más de espacio en la cartelera que copan las distribuidoras majors. Invitamos a nuestros lectores a que las vean apenas empiecen sus proyecciones, porque de eso dependerá su permanencia en las salas y el impacto general de este nutrido paquete. Desde aquí les deseamos los mayores éxitos a los productores del quinteto de cintas, independientemente de su calidad, pero por supuesto el apoyo no significa que dejemos de juzgarla. Y subrayamos que la opera prima de Rocío Lladó, aunque deja mucho que desear, debe verse, con un motivo adicional al hecho de ser un filme nacional: a partir de una posición institucional muy clara y que se conecta con un nítido segmento social, motiva el debate de una problemática fundamental para el progreso de la sociedad peruana, con miras a ser más justa y de mejor convivencia. Pese a los insalvables defectos formales y conceptuales, pocas veces ha quedado tan bien expuesto, en un producto icónico como es el cine, que permanece y perdura en el tiempo, el pensamiento de los sectores más conservadores y autoritarios del Perú, su visión de país y cómo asumen su rol.

También lee:  [Entrevista] "La cantera", de Miguel Barreda: un Hamlet en el sillar

Vidas paralelas es una película uniformada. Está poblada de personajes del Ejército y de Sendero, pero el protagonista es un militar valiente, noble, sacrificado, que no abusa del enemigo vencido y respeta a la población, un perfil que de hecho tuvo quienes lo cumplieron en la vida real, pero que nunca encuentra un contrapeso argumental en sus colegas de actitudes discriminatorias e instintos criminales. Es decir, el filme propone, por deducción, que el Ejército, y la actuación general de las Fuerzas Armadas y el Estado en la lucha contrasubversiva, se encarnan en ese oficial, que además experimenta en su adolescencia el dolor de perder a su padre en un ataque senderista al pueblo serrano donde vivían, y en su madurez la ingratitud de ser enjuiciado y condenado por una confusa desaparición. Se ignoran secuestros, matanzas, operaciones extrajudiciales, amnistías, y toda la gama de violaciones de los derechos humanos que muchas veces puso al Estado al nivel de su supuesta antípoda.

vidas paralelasEl prólogo acontece en el distrito ayacuchano de Villa Canaria, área atacada por Sendero, y determina lo que serán las vidas de un par de amigos de ahí en adelante, separadas por la tragedia, la distancia y la incertidumbre o el engaño de lo que le ocurrió al otro. Aunque sin la fluidez deseada, la secuencia sirve mal que bien de base argumental, como pórtico del infierno, episodio de shock y separación e inicio de las trayectorias paralelas del título. Se abrevia con cierto tino y algunos toques hábiles de edición el periodo postrauma de ambos, y vemos a Felipe (Oscar López Arias) abrazando la carrera de su protector, el oficial que repelió dicha emboscada sin poder evitar las pérdidas humanas. Entonces, va asomando un personaje medianamente solvente, con personalidad y motivación claras, y el derrotero más o menos previsible de militar que avanza en su carrera y ser humano que lentamente procesa su profunda herida. Se supone que en ese camino se volverá a encontrar con su antiguo amigo Sixto y ahí la película ganará dramatismo y contraste. Por breve tiempo, Felipe es el conductor narrativo y punto de encuentro entre el discurso y su público.

También lee:  [Crítica] "La bronca": la violencia que llevamos a todas partes

Desgraciadamente, esa predictibilidad se arruina cuando la película quiere jugar a Departed de Scorsese y al triángulo de cama, y comienza a forzar las situaciones de acercamientos y simulacros. En primer lugar, es habitual que en un conflicto haya mutuas infiltraciones, pero es poco verosímil que un oficial calificado, en plena guerra, no se dé cuenta de que la chica que, sin referencia alguna, trata de vincularse con él, es una importante senderista -integrante del entorno de Teodoro, el ambiguo «ideólogo» terrorista-, «camarada Bertha», que además ha tenido intimidad con Sixto y parece divertirse con la dual figura. Si como premisa no es muy creíble, las imágenes refuerzan su falta de sustento. Todo es apresurado y superficial, y de pronto el militar está en manos de la subversiva, de la cual la directora nos brinda imágenes no sabemos si para explotar la belleza de Jimena Lindo o para presentar su personaje como un demonio que atrae y atrapa fácilmente. El modo como Felipe sabe la verdad es cómico: unos tipos que se hacen llamar «de inteligencia», en la única referencia al oscuro SIN en todo el filme, se lo llevan a la fuerza y lo interrogan como allegado a senderistas. Luego, un alto oficial (Hernán Romero) le explica, como un remedo del diligente Trevor Howard en El tercer hombre, la verdadera identidad de su «amiga» y ahí planean, al borde de la parodia involuntaria, un secreto contragolpe que, por su tono tan ligero, recuerda la misión del capitán Pantoja en Pantaleón y las visitadoras.

vidas paralelasLa senderista, que llevaba ventaja, también necesita que los suyos le muestren que su presa se ha convertido en cazador. Luego un agente supuestamente de primera línea, que seguía disfrazado por todas partes a Felipe, cae fulminado por la fémina con la facilidad de un principiante. Y ni siquiera ahí se disuelve la farsa en la extraña pareja, sino que todavía el guionista Carlos Freyre lleva al militar hasta el bunker de Sendero para recién arrojar las caretas. A estas alturas, ya dudamos de que Vidas paralelas sea un drama sobre la guerra que vivió el Perú o una comedia de espías. Pero el relato, ya sin timón, desemboca en una operación de rescate del «ideólogo» con Felipe como rehén, que, como en miles de thrillers, se libera de sus ataduras y captores, y entra de nuevo a la acción. Y el final, que ya hemos adelantado en parte por la actuación del congresista Edgar Núñez, es el juicio por el que tiene que pasar el protagonista, acusado de la desaparición de María Nina, una conspicua senderista de Villa Canaria. Ahí se concentran todas las moralejas de la guerra y las máximas del Ejército, en los diálogos que recitan el imputado, el abogado (Gonzalo Molina), la fiscal (la propia Lladó) y los testigos, en un ejercicio automatizado que, aunque no llega a los niveles de estridencia de El rincón de los inocentes, de Palito Ortega Matute, es una crítica directa a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, al trabajo integral en pro de los derechos humanos y hasta al juicio a Fujimori, mostrando transparentemente la posición oficial de los militares, sin reconocer errores ni horrores y asumiendo, siempre manipuladoramente, que se les juzga por el accionar del pulcro Felipe, cuando en verdad es por los crímenes de oficiales que jamás aparecen en Vidas paralelas. Por ahora lo dejamos acá, pero hay para comentar más.

También lee:  [Crítica] "Terminator: Destino oculto", Sarah Connor is back
Artículo anterior
Ahora sí, "Another Way to die" en su lanzamiento oficial
Artículo siguiente
Anna Faris será una conejita de Playboy

53 comentarios

  1. Avatar
    Rodrigo
    7 de octubre de 2008 at 0:58 — Responder

    Estoy básicamente de acuerdo con la crítica de Gabriel, pero hay que decir que se queda corto. La trama es demasiado predecible y forzada. Un triángulo sexual que se ha visto en demasiadas películas. Una fotografía con demasiados altibajos. Pero el principal problema es ese final de panfleto. Como esas fábulas para niños de primaria con dos moralejas en negritas y subrayadas: «La Comisión de la Verdad y Reconciliación es injusta» y «No juzgarás a los militares». Por favor, una cosa es apoyar el cine peruano y otra cosa es justificar panfletos que insultan a la inteligencia del espectador.

  2. Avatar
    Rodrigo
    7 de octubre de 2008 at 1:01 — Responder

    Una cosa más, y esto es de lo más tendencioso: ¿se han fijado que, según la película, la tortura sólo la practican los policías? (los que detienen y torturan a Felipe por su supuesta complicidad con Berta). El mensaje es claro: si hubo torturas y excesos por parte del estado, los cometió la policía. En cambio los militares son arquetípicos. Qué cinismo y falta de respeto para con la policía. Se nota la mano de quien financió el panfleto. ¿Habrán aplaudido los responsables de Putis, Los Cabitos o Cayara?

  3. Avatar
    Alberto_
    7 de octubre de 2008 at 16:41 — Responder

    Con todo esto, solo queda recomendar a los ‘entusiasmados’, que vean En La Boca del Lobo de Lombardi, que sin ser una obra maestra logra narrar de manera prudente lo sucedido en la epoca del terrorismo. (vean y comparen ambas)

  4. Avatar
    Fabio
    8 de octubre de 2008 at 20:32 — Responder

    Pienso que la pelicula no fue tan mala pero no fue buena tampoco y se salva por algunas actuaciones buenas como el que hace de Teodoro me parecio lo mas rescatable

  5. El Marin
    El Marin
    9 de octubre de 2008 at 4:40 — Responder

    Bueno pues, la película tiene el principal problema de plantear que esta basada en hechos reales cuando en realidad no lo está. Y voy a decirles porque…

    • No creo que en aquel tiempo los militares actuaran con la precisión cronométrica como lo hacen al inicio de la película cuando van a liberar al pueblo de la toma senderista. Podrán decir que es prejuicio pero esa precisión solo la he visto una vez, y fue cuando recuperaron la embajada japonesa; eso fue muchos años después de la guerra antisubversiva y se hizo porque había presión internacional y rehenes “demasiado importantes” como para arriesgar sus vidas.
    • No me parece que los militares sean totalmente ecuánimes en medio del combate e incapaces de cometer excesos. En todos los ejércitos del mundo lo hacen; en la guerra antisubversiva peruana se cometieron y eso no se ve en la película. Hubiera sido mas interesante y realmente digno de elogio que los militares aprovecharan esta película para hacer un “mea culpa” y plantearan un discurso integrador y progresista. Prefirieron negarlo todo. ¿Acaso creen que con un cartel puesto al final de la película van a mejorar su imagen tan dañada por su propia actitud intransigente? Ya pues, ¿Por qué no piden que en la Escuela de Altos Estudios Militares les enseñen algo de cine, literatura o dramaturgia además de valores como honestidad, transparencia y respeto? Tal vez así, la segunda, tercera, cuarta y quinta película que piden sus fans enamorados les salga mejor, ¿no?
    • Nunca he sabido que en los años 80’s los helicópteros haya entrado a las comunidades a rescatar heridos en medio del combate, menos a heridos de la población civil (esta situación es una mala copia de alguna película gringa sobre Vietnam, donde los helicopteros tampoco llegaban tan de prisa) Lo normal es que recogieran los cuerpos sin vida de aquellos que pudieron salvarse si se los recogía con la premura en que lo hacen en la película.
    • Los actores “adolescentes” que salen al inicio no parecen ser de alguna zona de la sierra peruana. Parecen chicos de La Victoria o Breña, hablando una jerga más limeña que serrana. Ni qué decir de los otros personajes de la sierra ¿Por que no realizar un casting de actores serranos cuando se trata de representar a esa zona del país? Ojo, estoy diciendo serrano sin ninguna pizca peyorativa, mas sí, geográfica. Lo mismo pasa con los actores que representan a los personajes principales en su fase adulta. Parecen Cajachos de Celendin, o de algún distrito de clase media limeña, menos de la sierra ayacuchana. No, no soy prejuicioso. Ya, digamos que puede pasar, pero no se trata sólo de la pinta, sino de la forma de hablar, el dejo, el mote. ¿Por qué no se les pidió a los actores una representación más completa -y compleja- de la forma de ser y decir de los serranos? Hubo una buena oportunidad desperdiciada cuando el personaje del militar le habla en quechua a la maestra senderista, pero ahí quedó la cosa. Cuando veo que en las películas peruanas nosotros mismos no nos representamos bien me acuerdo de directores como Griffith, que pintaba a los actores blancos para que representen a los negros. Eso ya quedó atrás en EE UU pero en el Perú, todavía lo seguimos haciendo, qué pena ¿no?. Con el cine hacemos cultura dicen, ya pues, hagámosla bien
    • Finalmente, los policías que “interrogan” al oficial del ejército son demasiado indulgentes con un “milico”, “traidor a la patria” que se acuesta con “guapas senderistas”. Si pensamos en referentes cinematográficos, ninguna tortura es tan inocua como la de esta película, cuya escena más violenta se reduce a un despertar con un chorro de agua fría. No estoy diciendo con esto que esté a favor de la tortura pero, si los militares nunca admitieron torturas, es un despropósito plantear una situación de ganchos, electrocutaciones y ahogos, cuando al final esto no se va a dar. Y para colmo, sin que el oficial de una respuesta convincente, lo mandan donde el general que rápidamente le cree y le encomienda una misión. Uhmmm si así es la «realidad» de la inteligencia militar pues no me gustaría que en este momento Chile nos declare la guerra porque la perderíamos en un día.

    Por tanto ¿Dónde están los hechos reales? ¿En qué periódico apareció esta historia tan bizarra? ¿Fue tomada del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación? Uhmmm… Creo que no, ¿no?

    En suma, no me parece una película buena… es una pena porque de todos modos en las formas, podemos vislumbrar algo de talento y oficio, tanto en la dirección como en la puesta en escena. Se que trabajar con instituciones es muy difícil. Imagino que trabajar con el Ejército debe ser triplemente difícil. Seguramente Rocío Lladó y su equipo tuvieron que lidiar duro para lograr un guión más o menos coherente. Felicitaciones por lo que alcanzaron a lograr. Sin embargo, una película necesita sostenerse sobre argumentos consensuados y sólidos, más que sobre puntos de vista u opiniones de algunos militares con ideas trasnochadas de país y desarrollo. Creo que ahí todavía nos falta a los cineastas ser mas persuasivos y exigentes. Para otra vez será. Lo más rescatable de la película: La fotografía y la calidad de la imagen. ¿Lo realizaron en Digital, no? ¡¡Quiero esa cámara!!

  6. Avatar
    9 de octubre de 2008 at 13:33 — Responder

    ¡¡¡EL ÓSCAR A LA MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA!!!

    Ya me voy enorgulleciendo de que «VIDAS PARALELAS» obtenga el Óscar a la Mejor Película Extranjera. ¡Que alegría!.

    Desde una perspectiva de los canones del «realismo socialista», la relación dialéctica forma-fondo de esta película es fascinante. Sus personajes típicos en situaciones típicas otorgan tridimensionalidad a la narración.

    ¡Me emocionó más que «MIAMI VICE»! (como ustedes saben, dirigida por Michael Mann).

    ¡Quiero más! :-D

    ¿Cuándo comienza el rodaje de la próxima película?

    Creo que uno de los puntos fuertes de este filme es que como en «LA GRAN SANGRE: LA PELÍCULA», los buenos son acusados injustamente. ¡Eso da pie para una continuación!. ¡Tanto de «LA GRAN SANGRE: LA PELÍCULA como de «VIDAS PARALELAS»!

    ¡Que el DVD de «VIDAS PARALELAS» traiga información sobre la fase de producción por favor! ¿A quién hay que escribirle para pedirle las continuaciones? :-)

  7. Avatar
    roxana
    10 de octubre de 2008 at 14:43 — Responder

    Hola en verdad que para ganarme el biilete tengo que hacer muchas cosas, pero he perdido mi plata viendo este bodrio, creo que mejor esta la Basura, del bailando por un sueño, que es nauseabundo, pero que mas no tengo plata para el cable. Bye, y para la proxima que los apristas que roban, que no hagan pelis como estas, que esta dificil encontrar dinero en estos tiempos. Bye

  8. Avatar
    pedro
    10 de octubre de 2008 at 14:46 — Responder

    Hola, saludos a LAPIZ, el de la peli, creo que es la mejor actuacion que he visto en años, como un milico muere como travesti

  9. Avatar
    manuel
    10 de octubre de 2008 at 23:04 — Responder

    Es una pelicula, que hace apología a los militares, y los deja como angelitos inocentes. Parece ser hecha por apristas es integrantes del comando Rodrigo Franco. Aquí para nada se habla de Telmo Hurtado, de Cayara, Accomarca, Putis, el cuartel Los Cabitos… y a jose Villacorta, se ve que esa criatura cree que los 69,000 muertos (peruanos) de la guerra sucia, son comparables al realismo socialista y es digna de un «oscar». esa calabacita,no debe haber salido de su casita, ni se imagina el dolor de quienes perdieron a sus seres queridos…En fín,el niño es producto del neo-liberalismo, tanto como los 69,000 muertos sirvieron para fortalecer la democracia, y para que el partido aprista sea reelecto por segunda ves.

  10. Avatar
    Matias Lezcano
    11 de octubre de 2008 at 1:22 — Responder

    Pésima película, lo único rescatable son los pechos de Jimena Lindo! Qué mujer para preciosa!

  11. Avatar
    DIEGO
    11 de octubre de 2008 at 17:47 — Responder

    BUENO SIN DUDA HABRI QUE ESTAR EN ESE EPOCA, EN ESAS CIRCUNSTANCIAS PARA DAR UNA VERDADERA OPINION.
    COMO PELICULA ME PARECE MUY BUENA YA QUE DESTACA UNA LABOR IMPORTANTE DE LOS MIEMBROS DE LAS FUERZAS ARMADAS EN ESPECIAL DEL EJERCITO QUE SACRIFICAN SUS VIDAS Y LA DE SUS SERES QUERIDOS POR UN INMENSO AMOR A SU PATRIA Y QUE MUCHAS VECES SON AVANDANODOS POR QUE CUANDO ALGO SUCEDE NINGUN ORGANISMO QUE VELA POR LOS DERECHOS HUMANOS OPINA A FAVOR DE ELLO. ¿ O ACASO LOS MILITARES NO SON SERES HUMANOS ?
    MIS FELICITACIONES A TODAS LAS PERSONAS QUE PARTICIPARON EN LA ELABORACION DE ESTA PELICULA QUE AYUDARA A QUE NUESTROS HIJOS PUEDAN ENTENDER ALGO DEL PASADO DE NUESTRO PAIS Y QUE NO VUELVAN A SUCEDER ESAS COSAS, NO QUEREMOS MAS MATANZAS, MAS TARATAS, MAS COCHES BOMBA.
    GRACIAS A TODOS LOS COMBATIENTES DE NUESTRAS FUERZAS ARMADAS Y EN ESPECIAL A LOS DEL EJERCITO QUE PACIFICARON NUESTRO PAIS Y QUE SON LOS AUTORES DE LA TRANQUILIDAD QUE HOY GOZAMOS

  12. Avatar
    Luis
    12 de octubre de 2008 at 22:31 — Responder

    A mi la pela me pareció buena. No he vivido en esa época así q mucha crítica no le puedo hacer. Para ser una producción nacional es buena. Antes d entrar a la sala pensé que iba a ser algo aburrida por suerte asi no fue. Ahora sé masomenos como fue vivir en esa época y lo que muchos peruanos tuvieron que pasar.
    Esta bien, talvez los militares no habrán sido unos santos pero gracias a ellos ahora vivimos en tranquilidad y lo q ahora tenemos que buscar es integrarnos para convivir mejor. Creo que eso ya es pasado y habría que dejarlo así y mas bien tenemos que vivir el presente de tal manera que la historia no se vuelva a repetir. Por lo q he entendido el terrorismo se dio xq se dejó de lado a los pueblos de la sierra y Lima fue indiferente por muchos años de lo que ocurría dentro del país x lo que Sendero avanzó mucho hasta que llegó a la capital…Y nuestro país sigue siendo muy polarizado y centralizado cosa q tenemos q cambiar si no queremos que la historia se repita

  13. Avatar
    PATRICIA - PARA TODOS
    16 de octubre de 2008 at 15:48 — Responder

    Gente hay algo que no debemos de olvidar UNO VA AL CINE A VER PURAS MENTIRAS, PAGAMOS PARA QUE NOS ENGAÑEN y compramos dulces y sodas para pasarla bien mientras estamos SIENDO ENGAÑADOS. El cine es, ha sido y sera siempre-por siempre y para siempre FICCION, nos guste o no. De toda esta mentira me encanto la fotografía y los recursos cinematograficos, lo demás es puro cuento señores criticos de cine-documental

  14. Avatar
    17 de octubre de 2008 at 0:52 — Responder

    ¡¡SUS RECURSOS CINEMATROGRÁFICOS SON EXCEPCIONALES!!

    VIDAS PARALELAS presenta unos recursos cinematográficos simpatiquísimos. Todas esas pantallas divididas me hacen pensar que la estupenda directora es admiradora de Brian De Palma.

  15. Avatar
    maria fernanda
    18 de octubre de 2008 at 10:48 — Responder

    para que la peli estuvo buena y a ver si los que escriben que estuvo mala se callan la boca por que no saben nada

  16. […] miembros de los institutos armados. Además, Nuñez participó como actor en Vidas Paralelas, la película sobre el conflicto armado interno financiada por la UAP y con guión elaborado por el E…. Es decir, solo le falta el quepí y el […]

  17. Avatar
    Ronald
    22 de octubre de 2008 at 11:09 — Responder

    Dejando de lado, la sobada a los militares, por que no tiene nada de malo darles una sobada y que aparezcan como unos anises, pulcros, limpios, amables, con gran sentido del humor, etc etc… Y que muestren a los terrucos como animales sanguinarios, ignorantes, frios y hasta empaladores (eso de las empaladas fue duro, y de lo otro puede que tengan mucho de cierto), pues todo es correcto, hay un bueno un malo, pero el malo que debe ser sixto nunca es malo, y el heroe que debio haber sido un heroe, practicamente temina siendo un pavo, no hay un climax claro, no se ve un conflicto entre ambos amigos, la pela se llama vidas paralelas, no «la triste historia de felipe nosecuantitos»… Si querian darle un aire realmente vigoroso a las fuerzas armadas pues les falto y mucho, mas bien termina siendo comico, una parodia, un remedo fofo y la matan con el juicio mejor hubieran comenzando con eso y se metian un super flashback y la arreglaban un poco…

    Bueno la musica tiene unos baches enormes, comicos no recuerdo que partes, pero me rei mucho, cuando la tenga en DVD sere mas claro jeje… Pero esten atentos a la musica y se daran cuenta… La foto es buena las elipsis bien llevadas, las transiciones parecian de quinceañero en algunos casos, los actores estuvieron bien sobre todo el camarada teodoro y hasta sixto en lo poco que le toco, le crei, Jimena lindo esta buenisima, lastima que le toco un papel muy light…

    Vale por ser cine peruano, no importa si tiene un argumento parcial y politizado o reinvindicador, pero que lo hagan bien sin medias tintas sin discursos…

    Vale vayan a verla, seguro la siguiente les sale mejor…

  18. Avatar
    ana rosa
    25 de octubre de 2008 at 15:01 — Responder

    la pelicula esta en algo, la vi la semana pasada… solo quisiera resaltar de manera especifica, la actuacion del actor fernando vasquez, quien personifica al camarada Teodoro, es realmente excepcional. lo vengo viendo en teatro y algunas producciones y aqui como Abimael, esta fuera de serie.felicitaciones al Casting

  19. Avatar
    WALTHER
    25 de octubre de 2008 at 19:09 — Responder

    que perdida de tiempo , ir a ver la pelicula mas mala de todos los tiempos, un bodrio total

  20. Avatar
    26 de octubre de 2008 at 15:05 — Responder

    ¡Es verdad! El actor Fernando Vásquez, que representa al «Teodoro», logra inmediatamente que se perciba cómo el personaje está poseído por una presencia ultraterrena, tal vez extraterrestre o extradimensional. Es fácil reconocer el resentimiento profundo, el odio ciego, el cálculo amoral, la energía satánica que conserva dentro de sí. ¡Todo un logro!. Hasta se percibe cómo el diablo anida tras sus ojos y lo fuerza dar a la sociedad todo lo peor de sí. ¡Una actuación de campeonato…!

Responder a roxana Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos

COMPARTIR

Vidas paralelas (2008)