Tratándose de remakes, en verdad que muchos no nos sorprendemos fácilmente, dada la cantidad de proyectos de este tipo que a diario se cocinan en la industria cinematográfica. Pero ojo que se presenta ahora uno que realmente llama la atención. Se trata de El cielo y el infierno (o El infierno del odio), el policial que Akira Kurosawa realizara en 1963 con Toshiro Mifune en el rol estelar. Aquella cinta era, a su vez, una adaptación de Ransom, una novela del neoyorquino Evan Hunter. En la versión de Kurosawa veíamos a un magnate debatiéndose entre sus intereses con la empresa y su deber moral, luego que unos criminales secuestraran al hijo de su chofer creyendo que se trataba de su heredero para pedir un descomunal rescate. El esquema del thriller se convertía entonces en un ambicioso retrato crítico de la sociedad industrializada en Japón, pero no por ello lejana a las emociones propias de las claves del género que tanto gustaban al director. Recordamos especialmente la larga y apasionante secuencia final.

El proyecto de revivir esta historia para la pantalla grande tiene como atractivo mayor el contar con Martin Scorsese, Mike Nichols y David Mamet como propulsores. En un comienzo fue Marty quien estuvo alrededor de la idea hace unos años. Desde entonces Mamet se dedicó al guión, hasta concluirlo tiempo después. En estos momentos, el proyecto ha recibido luz verde pero teniendo al veterano Nichols como director. Scorsese se reservará el lugar de productor ejecutivo. ¿Quién asumirá el papel principal? Eso está por verse, pero sin duda requerirá de un actor con algo del temple de Mifune. Podemos recordar también que, en 1996, Ron Howard dirigió Ransom, una película ligeramente inspirada en la novela, pero con Mel Gibson y las triquiñuelas del mainstream como protagonistas. Aquí los dejamos con el tráiler del original:

(Vía /film)