Diego Bertie, Vanessa Saba y Augusto TamayoA más de un año de su estreno, Una sombra al frente, la reconstrucción de época de Augusto Tamayo, ha conseguido una importante nominación al Premio Goya, prestigiosa distinción de la cinematografía hispana y europea que entrega la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Específicamente, la participación es en la categoría de mejor película extranjera de habla castellana, vista en ese país en la temporada 2008. La ceremonia se realizará en febrero de 2009.

El filme protagonizado por Diego Bertie y Vanessa Saba, que narra una historia de obsesiones personales y emprendimientos por el desarrollo de las comunicaciones en el Perú, compite con Aniceto, del veterano realizador argentino Leonardo Favio; La buena vida, del chileno Andrés Wood; Acné, del uruguayo Federico Veiroj; y El enemigo, del venezolano Luis Alberto Lamata. Desde 1990, el cine peruano ostenta un lauro en este apartado, cuando salió victoriosa Caídos del cielo, una muestra del mejor Francisco Lombardi que extrañamos mucho desde la floja No se lo digas a nadie y que asoma por momentos en Un cuerpo desnudo, actualmente en la cartelera peruana. El año pasado, otra cinta de Lombardi, Mariposa negra, estuvo nominada al Goya, sin suerte.

Cabe recordar que, en 22 años de vigencia, la mayoría de veces el premio ha ido a manos de producciones argentinas, además de mexicanas, cubanas y uruguayas. En los dos primeros casos de modo previsible, ya que son dos de las cinematografías más sólidas del continente, y obviamente con la ausencia de la brasileña.

(Vía Andina)