Octubre (2010)

En una película que apuesta por el minimalismo y maneja largos silencios, o sea donde a primera vista “no pasa nada”, es paradójico y muy gratificante encontrar tantos detalles que describir y tantas virtudes que elogiar. Octubre exhibe una puesta en escena muy calculada, es un modo cerebral de hacer cine que no deja de infundir vitalidad en personajes y espacios en apariencia acentuadamente mortecinos y opacos, en un mecanismo sistemático de creación de contrastes, muy sutiles en comparación de una narrativa convencional pero suficientemente identificables.

La calidad de la obra reposa en la construcción paciente del encuadre, en cómo se planifica la disposición física de los intérpretes, su ubicación y desplazamiento, y la gestualidad contenida que ofrece al lente, a menudo limitada a una mirada atenta, perdida o distraída; el aprovechamiento de las locaciones desvencijadas –en notable dirección artística– que el paso del tiempo y la falta de mantenimiento han corroído tanto como el tedio y la desconfianza los lazos afectivos. Precisamente, la fluctuación de la confianza, la dicotomía fe/incredulidad, es uno de los ejes del relato, provisto de una serie de elementos de religiosidad católica que son casi imperceptiblemente invertidos por las acciones de los creyentes y provocan la tensión permanente que respiran en las precarias habitaciones que ocupan.

Existe un virtual conflicto de conciencia entre esa ambientación temporal del mes que da título al filme y las conductas de los personajes. Sofía acompaña hierática la peregrinación mientras que en la intimidad acaricia su cuerpo con el hábito morado puesto, Clemente –piadoso nombre de alguien proclive a la insensibilidad– camina en dirección contraria a la procesión del Señor de los Milagros en una de sus últimas salidas, las imágenes sagradas de todo tamaño y toda textura son ubicuas –aparecen en bares, tiendas, paredes de los condominios, aposentos prostibularios y el interior de las casas–, las velas se encienden ante ellas por algún milagro y si éste se cumple no se hace lo prometido, se roba una urgente herramienta y se soborna para rescatar un alma desahuciada en nombre de la misericordia, y el billete falso de 200 soles que simboliza el embuste lleva la imagen de Santa Rosa de Lima, tan flagelada por sí misma, oficialmente celebrada y marginalmente discutida a lo largo del tiempo.

Octubre habla de la arbitrariedad de los afectos, en ese prestamista que se encierra en sí mismo, que invariablemente esquiva cualquier diálogo que busque intimar, que sistemáticamente paga por sexo y en cambio rechaza con sobresalto las insinuaciones y arremetidas pasionales de Sofía, en los gestos sucesivos de horror y desconcierto y fastidio y desesperación por la criatura indefensa pero inoportuna que le llega de sorpresa y le distrae y provoca que cometa errores en la manipulación del dinero que es lo que más le duele, en la letanía que enuncia “No es mía, la encontré en la calle, le salvé la vida”, en la revancha del despecho femenino que baña la prenda íntima en el agua potable y se lleva consigo el componente que la seguirá vinculando a él.

Daniel y Diego Vega, por supuesto autores de este meticuloso guión, dan vida a los objetos y cosifican a las personas. La bebe se convierte desde su aparición en una pieza disonante, que perturba con sus gráciles movimientos la actitud adusta reinante, y es tratada como un paquete en busca de la madre que podría acabar con el problema. “Todo por la culpa de esa cosa”, dice Clemente por los estragos de su presencia. En una casa en la que hasta un globo se cae al momento de la celebración “familiar”, cada uno de los materiales expuestos en escena cumplen una función en el esquema mental de este grupo de marginales. La silla más alta y adornada del prestamista, la cajita con billetes y prendas de valor que además guardan los ahorros del viejo, las lupas antigua y nueva –regalo cargado de ironía– que anticipan la continuidad de la labor heredada y generadora de un incómodo prestigio. El laborioso trabajo de sonido permite potenciar todo, el roce, las arrugas, los estiramientos de los billetes, la colocación de los relojes empeñados, los pasos en la oscuridad, el agua que se ingiere y sobre todo los hondos suspiros de desasosiego de esa pareja imposible que sólo de un lado se ilusiona y empecina.

Salvo pequeños deslices, como ese diálogo inicial que no suena bien, “¡Bienvenida la plata!, ¡ahora sí que progreso, ya me toca!” (no había necesidad de subrayar tanto la diferencia con el hermetismo de Clemente), que recuerdan el estilo de otras películas peruanas menos inspiradas, la actuación es uno de los puntos más altos de Octubre. Cómo se nota cuando un conjunto de intérpretes ha entendido la propuesta de la dirección. Bruno Odar, Gabriela Velásquez, Carlos Gassols y un nutrido reparto, pródigo en nuevos rostros, se lucen ajustando su expresividad a los requerimientos de una autoría exigente, que acompaña a Paraíso de Héctor Gálvez entre lo mejor hecho en nuestro país y que coloca al cine peruano en un nivel estético y técnico altamente competitivo en el mundo entero.

Octubre aficheDir. y G.: Daniel Vega y Diego Vega | 85 min. | Perú

Fotografía: Fergán Chávez-Ferrer

Edición: Gianfranco Annichini

Sonido: Guillermo Palacios Pareja, Daniel Thissen

Música: Óscar Camacho

Dirección artística: Guillermo Palacios Pomareda

Intérpretes: Bruno Odar (Clemente), Gabriela Velásquez (Sofía), Carlos Gassols (Don Fico), María Carbajal (Juanita), Víctor Prada (Julián Gómez), Sofía Palacios (Brenda).

Estreno en el Perú: 7 de octubre de 2010


Artículo anterior
Océanos (2009)
Ranil's jungle party
Artículo siguiente
Ranil: nuestro hombre en Iquitos

12 comentarios

  1. Norma
    17 de octubre de 2010 at 18:35 — Responder

    NO CABE DUDA QUE EL CINE PERUANO SI ESTA AVANZANDO: JOSUE MENDES, CLAUDIA LLOSA, FUENTES LEON Y AHORA LOS HERMANOS VEGA… IMPECABLE FILM CON ACTUACIONES DE NIVEL, EN ESPECIAL BRUNO ODAR (GRAN ACTOR DE TEATRO) Y EL VETERANO CARLOS GASSOLS, QUIEN POR ESTE PERSONAJE OBTUVO UN MRECIDO PREMIO EN RUSIA… MIS RESPETOS POR UNA CINTA QUE CON TAN POCO DIALOGO DICE MUCHO SOBRE LA LIMA COSTUMBRISTA…ASI SOMOS PUES, ASI ES NUESTRA SOCIEDAD…

  2. melinda hermelinda
    18 de octubre de 2010 at 10:53 — Responder

    más aburrido que la fuck!

  3. sofia mulanovich
    18 de octubre de 2010 at 10:54 — Responder

    Yo sí sé _m_

  4. tambien viene!
    18 de octubre de 2010 at 11:44 — Responder

    mmm. Para ser una ópera prima está muy bien. pero si creo que tenía partes muy teatralizadas…una amiga mia la caaba de ver en Alemania y coincidimos en eso: que iba bien, pero le falta algo. Puede ser que los referentes (Whisky, kaurismaki) estén muy fuertes, y al final se comen la pelicula. A diferencia de La Teta Asustada en donde Claudia Llosa ha repetido mil veces que su referente visual fue Bela Tarr, y entonces ves La Teta Asustada y hay algo de Tarr ahi, pero siempre supeditado a la personalidad de Llosa, de la autora. Interesante la manera como los autores usan los referentes y a que niveles…habra que ver sus proyectos siguientes….

  5. Karina
    18 de octubre de 2010 at 12:27 — Responder

    Parece que las peliculas- documentales están pegando fuerte en Europa, ya que les muestra la realidad de la sociedad.

  6. […] estarán las óperas primas de los hermanos Daniel y Diego Vega, y de Rosario García-Montero, Octubre y Las malas intenciones, respectivamente, que podrán verse de nuevo los lunes […]

  7. […] de abril: Octubre (2010), de Daniel y Diego […]

  8. […] Ráez. Ya vista en festivales extranjeros pero aún no en el Perú, parece que los autores de Octubre acertaron otra vez. A partir de un incidente en el que es herido por una bala, un juez cree que […]

  9. […] cintas peruanas recientes como Octubre y El evangelio de la carne también utilizan la procesión como un rito de redención para sus […]

  10. […] ha sido escrito por los hermanos Daniel y Diego Vega, reconocidos internacionalmente por sus filmes Octubre y El mudo, participación que nos hace esperar una historia sólida y de intéres. (Dato para la […]

  11. […] peruanos Daniel y Diego Vega, directores de las galardonadas Octubre y El mudo, filmarán su siguiente película titulada “La bronca” enteramente en […]

  12. […] dos casos emblemáticos de producciones peruanas que fueron premiadas en el Festival de Cannes. “Octubre”, dirigida por los hermanos Daniel y Diego Vega, recibió el Premio del Jurado de la sección Una […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Octubre (2010)