Cada viernes sangre

Toda gran película comienza con un buen título. Esta nueva producción del realizador Fernando Montenegro por lo pronto ya tiene uno con bastante actitud. Cada viernes sangre, su tercer largometraje, es una nueva muestra del cine Serie B limeño, esta movida que viene creciendo en los últimos años, agrupando películas de bajo -por no decir nulo- presupuesto, cuyas historias tienen como telón de fondo nuestra querida y gris ciudad.

Montenegro, de 29 años, ha pasado rápidamente de la actuación teatral a la dirección audiovisual. Comenzó el 2008 con La última vereda, un drama con tintes poéticos. El siguiente año completaría Encierro, un acercamiento al terror y el suspense. Este 2011, continuando con su repaso de los subgéneros al alcance de su singular sistema de producción, hace suyo el cine criminal, la acción urbana.

Conversamos con Fernando sobre su nueva película, esto fue lo que nos contó:

¿De qué trata Cada viernes sangre?
FM: La historia está inspirada en un hecho real. En el 2009 decido convertir en un guión los trances que se narraban en una conversación que oí a través de los muros de la habitación que alquilaba, al lado de un hostal, en el centro de Lima. Una madrugada me despertaron los ruidos de una pareja que estaba bebiendo, amándose y recuperando sus recuerdos de un crimen cometido en el 2002. Mientras los escuchaba iba fotografiando la historia en mi cabeza. Estaba inseguro ya que cuando una película es tan barata y trae tanta violencia lo primero que se le ocurre a uno es que se verá como una porquería, pero pensé que si llegaba a estilizarla lo suficiente resultaría una interesante y sucia película de bajo presupuesto.

La película es una versión muy personal y ficcionada de aquello que escuché, con más de imaginación que de realidades, agregando personajes, cambiando capuchas por máscaras, y alterando el final. Esta pareja del hostal no eran delincuentes del bajo mundo, se trataba de jóvenes con nivel de instrucción superior, de “clase media”, dispuestos a matar por plata. Él iba a asaltar la empresa donde ella trabajaba, ella le dibujó el mapa de la empresa y le dio todas las instrucciones para llegar directo al dinero. Alquilaron Stars y Beretas, y se rodearon de delincuentes como ellos.

Mira el tráiler de Cada viernes sangre:

¿Cuáles fueron tus referentes en la realización de esta película?
FM: Tenía claro lo que quería lograr con la estética. Era una historia sucia y quería que se viera así. Un amigo había estado experimentando con viejos lentes de cámaras fotográficas para usarlos como boceto. Yo le pedí estos “lentes boceto”, los empotré a la cámara de video y encontré el estilo desaliñado que buscaba, los arañazos y el tono amarillento de los viejos lentes le daba a la imagen un nervio callejero y ganaba también un carácter dramático. Decidí usarlos solo en algunos planos. La película ya no solo sería independiente en fondo, también lo sería en forma y eso me gustó.

Para el tipo de montaje siempre tuve en mente aquellas películas comerciales, de cine negro pop, que protagonizaban Steve McQueen o Burt Reynolds: Bullit, Cincinnati Kid, Sharky’s Machine. También tenía en mente la música punk y la estética de la serie animada “Super Agente Cobra”.

¿Con qué equipo trabajaste?
FM: Yo quería hacer todo esto gastando un máximo de 400 soles, en primer lugar porque más que eso no tengo, y en segundo lugar porque ya sé que todos la verán gratis en algún centro cultural. Pero necesitaba un productor. Roberto Cuba había sido uno de los cinco productores de “Encierro”. Le hablé de este proyecto y aceptó ser el productor general.

La preproducción se llevó los primeros 200 soles. Las grabaciones fueron en formato digital HD, empezaron en mayo del 2010, hasta agosto, gastando 410 soles más, aunque luego decidí grabar dos escenas más en diciembre del mismo año. En total la película costó 710 soles. “Encierro” me costó 200.

Destaco la participación de los actores, amigos del teatro y compañeros de bohemia, haber logrado reunirlos en este elenco por amor al arte es más que gratificante. La película también cuenta con la participación de las excelentes bandas locales “Moldes”, “Se busca” y “La Secreta” quienes muy gentilmente aportaron arte con sus temas.

Cada viernes sangre

¿Cómo fue el trabajo con los actores?
FM: No recuerdo haber ensayado previamente. Antes de empezar a grabar le hablaba al actor del personaje y sus motivaciones, la primera toma siempre era el ensayo grabado, según lo que me daban los empezaba a guiar. Eso sí, tenían que llegar con la letra bien aprendida, no permití la improvisación. A los actores se les puede encontrar en obras del circuito independiente de teatro limeño, todos somos buenos amigos.

¿Qué planes tienes para esta nueva pelicula?
FM: El estreno será la segunda semana de marzo. Buscaré presentarla como hice con mis anteriores películas, en algún centro cultural, facultad, o local under. Si sale algo grande bienvenido. Creo que habrán festivales de películas serie “B” donde se podrá proyectar. “Cada viernes sangre” es otra película del nuevo cine peruano. Me siento muy identificado con Kasa Okupada de Rafael Arévalo, Reminiscencias de JD. Fernández, 2 de Eduardo Quispe. Nuestras películas no se parecen en nada pero tenemos el mismo principio.

Cada viernes sangre
Duración: 61 mins.
Ficha técnica:
Guión, cámara 1, fotografía, edición, producción y dirección: Fernando Montenegro
Luces, cámara 2, asistente de edición y producción general: Roberto Cuba
Postproducción de audio: Roberto Torres

Ficha artística:
Claudia Burga
Fernando Montenegro
Dario Abad
Roberto Cuba
Jane Yogi
Natalia Montoya
Markko Cruz
Pamela Lloclla
Ysela Castañeda
Boris Vizcarra
Kike Saco Vértiz
Jose Medina
Sergio Velarde

Cada viernes sangre

Cada viernes sangre

Cada viernes sangre