Apariciones del Perú en el cine internacional | Cinencuentro | Artículos

Apariciones del Perú en el cine internacional

En los últimos tiempos, Perú ha aparecido, directa o indirectamente, en un gran número de producciones cinematográficas. Algunas han sido rodadas en el país, mientras que otras pretenden representar -con mayor o menor acierto- las tierras peruanas.

Muchas, sino todas, de estas apariciones fueron reseñadas en el libro «El Perú imaginado: Representaciones de un país en el cine internacional» de Ricardo Bedoya, publicado el año 2017.

En esta oportunidad hacemos un recorrido por una pequeña selección de producciones destacadas en las que aparece el Perú. Películas de distintos géneros producidas por países muy diferentes entre sí, que han elegido Perú como el escenario desde el que contar sus historias, o al menos, parte de ellas.

“FITZCARRALDO” (Werner Herzog, 1982)

Se trata de una película alemana, pero bien podría considerarse local. Se rodó íntegramente en la selva peruana, con todas las dificultades que eso implica. Su director, Werner Herzog, llegó a escribir un diario (Conquista de lo inútil, publicado en español por la editorial Blackie Books) en el que da cuenta, de una manera muy personal, de todas las dificultades que supuso el rodaje.

El film está protagonizado por Klaus Kinski, aunque en primera instancia lo hizo el actor Jason Robards, que tuvo que abandonar el proyecto al enfermar de disentería. Kinski interpreta a un empresario y explorador irlandés, Brian Sweeney Fitzgerald, cuya obsesión es montar un teatro de ópera en medio de la selva. El personaje está inspirado en el peruano de origen irlandés Carlos Fermín Fitzcarrald, importante comerciante de caucho de finales del siglo XIX a quien se le atribuye el descubrimiento del istmo de Fitzcarrald.

Antes de rodar “Fitzcarraldo”, Herzog ya había estado en Perú con su película “Aguirre, la ira de Dios”, una producción de Alemania, México y Perú de 1972. Repite Klaus Kinski como protagonista en esta historia sobre la búsqueda de El Dorado, y también lo hacen los responsables de la banda sonora, el grupo alemán de música experimental «Popol Vuh».

También lee:  La participación femenina en la Berlinale y Rotterdam 2019

Esta película de 1972, que se rodó principalmente por los afluentes del Amazonas en Ucayali, por el Machu Picchu y en la selva, está considerada como una de las grandes influencias de Apocalypse Now” (Francis Ford Coppola, 1979).

“INDIANA JONES” (Steven Spielberg, 1981 y 2008)

De dos películas de culto a dos de uno de los directores más taquilleros de la historia, Steven Spielberg. Imposible no saber quién es Indiana Jones; además de las películas, la cultura popular de las últimas cuatro décadas está plagada de la iconografía del famoso explorador: prendas de ropa, disfraces, objetos de decoración, carteles, o todo tipo de juegos y juguetes tematizados, desde el Cluedo o las máquinas recreativas y ahora también las slots, su versión 2.0, hasta Mr. Potato o las figuras de Lego

El éxito internacional de las películas de Spielberg ha hecho que Indiana Jones, encarnado por Harrison Ford, forme parte del imaginario popular de prácticamente todo el planeta. Perú aparece en dos de las películas de la saga, algo que se quiso aprovechar para promocionar el país. El único problema es que, en realidad, lo que aparece es una idea del mismo que no se ajusta del todo a la realidad.

En cierto modo, la popular saga cinematográfica de Indiana Jones empieza y acaba en Perú.

Indiana Jones, los cazadores del arca perdida”, de 1981 (la primera de la saga), arranca con Indiana Jones corriendo por lo que se supone que es la selva amazónica peruana en un intento de recuperar el ídolo de la fertilidad o ídolo dorado, que pertenece a la tribu de los Chachapoyas. En realidad, esas escenas se grabaron en Hawái y la figura que persigue el arqueólogo es de origen azteca.

De todos modos, bastante menos rigurosa es la película de 2008 que, en principio, es la última de la franquicia. “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal” vuelve a traer a Indy a tierras peruanas, en un recorrido que está plagado de errores que se justificaron como licencias de la ficción y que en el momento de su estreno enfadaron mucho no solo a los peruanos, sino también a los mexicanos.

También lee:  [Crítica] "Roma": nostalgia abierta

“DIARIOS DE MOTOCICLETA” (Walter Salles, 2004)

La premiada Diarios de motocicleta”, dirigida por el brasileño Walter Salles, narra la historia del viaje que Ernesto ‘Che’ Guevara y su amigo Alberto Granado realizaron en 1952 a lo largo de Suramérica. El mexicano Gael García Bernal, que años después interpretaría a otro histórico latinoamericano en «Neruda», se pone en la piel del Che, mientras que el argentino Rodrigo de la Serna da vida a Granado.

El recorrido real, como el ficticio, llevó a Guevara y Granado por Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela. De los paisajes peruanos, aparecen en la película localizaciones de Cusco y Machu Picchu, además de la capital, Lima.

“KON-TIKI” (Thor Heyerdahl, 1950; Joachim Rønning y Espen Sandberg, 2012)

Interesantes tanto el documental de 1950, como la ficción noruega sobre el mismo tema que se rodó más de 50 años después. Ambas películas narran la aventura del explorador noruego Thor Heyerdahl, junto con cinco personas más, a bordo del Kon-Tiki, que es como se cree que llamaron los habitantes originales de la Polinesia al dios inca Viracocha.

Esa coincidencia al compartir el mismo dios del sol fue el germen de la expedición de Heyerdahl, cuyo objetivo era probar que era posible que los primeros habitantes de las islas polinesias fueran americanos. Hizo construir una balsa de madera con nueve troncos que imitase a las que se debían usar en los tiempos preincas, y fue con esa embarcación con la que los exploradores recorrieron cerca de 7.000 kilómetros por el Océano Pacífico en 101 días.

Además de un libro sobre la experiencia, Heyerdahl también dejó constancia audiovisual. Fue premiado con el Oscar al Mejor Documental en 1951. Medio siglo después, la película dirigida por Rønning y Sandberg sobre aquella aventura -que, en realidad, fue rodada en Malta- estuvo nominada por la Academia como Mejor Película de Habla no inglesa.

“LOS SIMPSON” (Matt Groening, 2008)

Perú ha aparecido representado en varias historias de animación, sobre todo de Disney, y también en cómics. Así, hemos podido ver al Pato Donald navegando por el Titicaca; a Tintín intentando ayudar escapar al profesor Tornasol, que se había metido en líos al robar una pulsera de la momia inca Rascar Capac; a Superman por el Machu Picchu en el nº 667 de la colección de DC Comics; o a los mismísimos Transformers enfrentándose a los Decepticons por la sierra peruana.

También lee:  "Mindhunter" y la psicología de personajes

En la temporada número 20 de la serie, pudimos ver también a una de las familias más famosas de la historia de la televisión, los Simpson, de viaje por Perú. En el episodio 422, titulado “Lost Verizon” y emitido en Estados Unidos el 5 de octubre de 2008, Bart se las ingenia para llevar a toda la familia al Machu Picchu.

Como curiosidad, destacar que ese episodio de los Simpson de visita por el Machu Picchu está dedicado a la memoria del legendario Paul Newman, que había fallecido unos días antes.

Artículo anterior
Festival de Lima 2019: Documentales en competencia oficial
Artículo siguiente
[Entrevista] "Máxima", de Claudia Sparrow: una historia de valentía y dignidad

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back

Estrenos Peruanos

COMPARTIR

Apariciones del Perú en el cine internacional