M. Night Shyamalan: el suspenso y la razón del ser

Con los más diversos comentarios, acaba de estrenarse en estos días The Happening, la más reciente intriga cinematográfica de M. Night Shyamalan, director y guionista que se conserva como uno de los nombres más cotizados de la industria. De carrera corta y meteórica, sostenida por los trucos y giros que, por lo general, son el aspecto más vistoso del llamado género de los sustos. Con mayor o menor fortuna, sus películas transitan por los estallidos y las humaredas que rodean al espectáculo de magia, tal vez hasta deslizando algún afán autoral como reclamando para sí el lugar que ocupara Hitchcock en décadas anteriores. Acá le damos una pequeña mirada a su cine y su fe desde su ingreso al mundo mainstream.

El sexto sentido: El realizador de origen hindú hizo un par de filmes anteriormente, uno de ellos fue Wide Awake, el cual lo acercaba a un estilo más de fabulista, libre pero errático. Se puede decir que con menos libertades, El sexto sentido supuso un camino interesante para explorar en la filosofía religiosa que lo atraía desde el comienzo: las motivaciones y el destino. El resultado es un filme eficaz y equilibrado, un feliz reencuentro con la mejor tradición del cine de espectros. No será redonda, pero lo aparenta bastante gracias a su brillante desenlace.

Unbreakable: Tal vez lo mejor de Shyamalan. Una película concebida con ritmo sinuoso, sin duda decepcionante para los que esperaban giros y revelaciones en el sentido más convencional. Una historia original que hace referencia al mundo del cómic y a las dualidades de la religión, sin que resulte en los fallidos experimentos de algún postmoderno convencido. Por un momento, Shyamalan se convirtió en una verdadera promesa del cine norteamericano.

Señales: El director definió con esta película una lamentable tendencia que se ha convertido en su estandarte desde entonces. Por un lado, trata de vender aún la imagen de autor novedoso y arriesgado del género, conservando el gancho marketero que lo convirtiera en estrella de la noche a la mañana. Matrimonio por conveniencia que sin duda se lo pensó mil veces y que dio como resultado un nuevo éxito. Una campaña de intriga apoyada en las gratuitas figuras en los maizales y el aviso de que algo importante habrá de acontecer. Los pasos atrás como realizador quedaban manifiestos en la dudas de su propio protagonista entre su fe y la realidad. ¿Coincidencia?

The Village: Intento valiente por regresar a la fuente, fue esta cinta rebosante de ambiciones. Un misterioso mundo alterno y campestre que acoge historias y fábulas de un puñado de familias en su asentamiento. No deja de ser un drama bien construido y especialmente agradable alrededor del romance sereno y melancólico entre Joaquin Phoenix y Bryce Dallas Howard, pero las vueltas de tuerca no se hacen extrañar para justificarla ante el público. Es así que entre trompicones y revelaciones, la aventura de la nueva Caperucita Roja termina siendo también un filme irregular. Pero vale el intento por convertirla en protagonista de un extraño laboratorio que ya hubiesen querido ver los Hermanos Grimm o Hans Christian Andersen.

La dama en el agua: Lo peor de su director. Más que su canto del cisne, luce como un sonoro bostezo lanzado ante la necesidad de superar la página en blanco. Nuevamente surgen la filosofía, las fábulas, los héroes y villanos del mundo y su representación. Lástima que desde el mismo escenario, la historia y su moraleja se revistan de un poco llamativo espacio para la fantasía, incluso forzando todos los lugares conocidos de su cine. A lo más, valen los antipáticos pero llamativos detalles de la presencia del propio autor y de un crítico de cine, impensable ingrediente dentro de su universo, o pensándolo bien, ¿cuánto faltaba para que los incluyera también? Lo mejor, de lejos, son los minutos iniciales, que no son gran cosa pero al menos no llegan al ridículo.

Artículo anterior
Abiertas las inscripciones para el festival Tucumán Cine 08
Artículo siguiente
Fallece Stan Winston, el profesional de los efectos especiales

7 comentarios

  1. 17 de Junio de 2008 at 12:40 — Responder

    Aunque solo vi 3 de sus trabajos en el cine, la verdad que esta ultima me dejo super decepcionado como espectador.

    Fueron 12 soles al agua, y es que los trailers te decian que tenias que verla si o si, pero no miento, que al finalizar la pelicula la sala entera coincidio en un silbido de disconformidad. Personalmente es una pelicula que no vale la pena nisiquiera para bajarla a tu pc para la coleccion.

  2. Lourdes Vásquez
    17 de Junio de 2008 at 23:49 — Responder

    Hola Jorge, la verdad a mi Unbreakable me pareció insoportable, aunque no tanto como Lady in the Water. Aún no veo esta última, pero hasta ahora solo me ha gustado The Village y El Sexto Sentido, claro, más por el hito que marcó en el suspenso desde su exposición. Pero, Shyamalan me parece sobrevalorado.

  3. Jorge Esponda
    18 de Junio de 2008 at 23:23 — Responder

    Hola Lourdes, si pues Unbreakable es una película que ante todo se distingue por lo extraña que resulta. Pero para bien o para mal la impresión cambia cada vez que vuelve a revisarse.

    Por lo general algunas de las películas más recientes de Shyamalan dejan ver demasiados intereses artísticos como para no imaginar que la intervención de los estudios o la automoderación, terminan imponiendo demasiados esquemas. Ese debe ser el punto sobre el cual no queda muy claro si estamos ante un director de posibilidades o un hype en el peor de los sentidos.

    Con todo también me parece que Shyamalan es un director sobrevalorado, aunque sus últimos trucos hayan sabido mantener buena cantidad de fanáticos que todavía esperan un “séptimo sentido”. Saludos!

  4. Lourdes Vásquez
    20 de Junio de 2008 at 3:06 — Responder

    The happening trae a un Shyamalan que deja atrás todo aquel efectismo que pudo caracterizarlo alguna vez para ser parte de más de lo mismo; una pena ver como acude a escenas llenas de morbo trillado para reflotar una película que, con mejores actuaciones le habría ido mejor.
    Desde el comienzo. A mi parecer, lo peor que puede hacer un director es meter créditos tan largos al incio, las nubes interminables solo titilaban un suspenso que no se dió a lo largo de la cinta… por el contrario, escenas como la señora de la carretera hablando por teléfono con su hija Stacy quién se mata ante la escucha de todos, fué, de lejos, la peor actuada que he visto en años.
    Más bien, si es para reir como se hecha mano de la tan usada paranoia que se crea a través del terrorismo que puede sufrir EE.UU, ésto también visto en “La Guerra de los Mundos”, que para mí tuvo mucha influencia en esta… por ejemplo, la viejita ermitaña de la casa, tenía mucho que ver con el Tim Robins loco de La Guerra de…
    Ojala M. Night se demore un poquito más en la construcción de sus guiones y entregue productos que le hagan honor a su fama, sino…

    Sin embargo, la idea de la venganza de las plantas, ESTUVO ORIGINAL y muy buena!! sí.

    “Si las abejas desaparecen el hombre solo podrá sobrevivir 4 años”

    (de verdad lo dijo Einstein??)

  5. baudelaire
    20 de Junio de 2008 at 12:24 — Responder

    Creo que era si LAS MOSCAS desaparecieran…

  6. Lourdes Vásquez
    20 de Junio de 2008 at 13:41 — Responder

    No, si las ABEJAS.

  7. baudelaire
    20 de Junio de 2008 at 13:49 — Responder

    pero las de APRA….

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

M. Night Shyamalan: el suspenso y la razón del ser