“El ritmo acelerado de estrenos hace que las películas no puedan tener espacio”, dice Joanna Lombardi, directora de “Solos”

Escrito por - @

Solos es una road movie que narra el viaje de cuatro amigos por la selva peruana, quienes llevan una pantalla inflable para proyectar su película al aire libre, ya que en Lima nadie la fue a ver. En un nuevo recordatorio de que la realidad siempre supera a la ficción, “Solos” llegó la semana pasada a la cartelera comercial limeña, convocando muy pocos espectadores hasta el momento. Peor aún, algunos cines incluso la retiraron tras solo dos días en cartelera. Este maltrato no es una novedad, ya que esta situación suele repetirse sistemáticamente con la mayoría de estrenos de películas peruanas de autor.

Días previos al estreno –es decir, antes de darse este escenario adverso para la película- conversamos con su directora Joanna Lombardi sobre divertos temas, entre ellos: las diferencias entre “Solos” y su ópera prima “Casadentro”, sobre su intención de mezclar la ficción con el documental prescindiendo de un guion tradicional, su plan de distribución (que ahora se pondrá a prueba) que combina la proyección en salas comerciales y en espacios al aire libre, su rol como Gerente de Producción de Tondero y sus próximos proyectos. Lean la entrevista a continuación:

Solos contra el mundo. Y en búsqueda de su público.

Solos contra el mundo. Y en búsqueda de su público.

“Con el Premio de Distribución podremos hacer un par de funciones al aire libre”

Joanna, tienes planeado proyectar “Solos” en salas comerciales, que es un espacio difícil para este tipo de películas, y luego al aire libre en Lima y en algunas provincias. ¿Nos podrías contar sobre este plan de distribución?
El premio de distribución de DAFO que ganó “Solos” se presentó como un intento de combinación entre salas comerciales y proyección al aire libre. Entonces, de hecho la película se tiene que estrenar en salas para cumplir ese contrato con el Estado. Igual, creo que “Solos” es una película mucho más accesible que Casadentro y si bien no va a un público súper masivo, creo que no es una película tan pesada.

Esperamos que esté en cartelera una o dos semanas, dependiendo de qué cines la pueden dejar un poco más, y luego vamos a hacer funciones al aire libre. Va a ser una prueba, porque vamos a ver si la gente está dispuesta a pagar una entrada para ver una película en esas condiciones. La gente está acostumbrada a que el cine al aire libre sea gratis porque te pasan películas muy antiguas, entonces la idea es analizar qué pasa si generamos espacios como museos, estadios municipales o parques, en los que puedas cobrar una entrada.

¿Ya tienen espacios definidos?
Sí, tenemos algunos espacios, pero justo estamos en esa investigación para estar no solo en Lima, sino también en provincias. Hay mucha gente de provincias que me escribe y quiere ver la peli. Lo ideal es que si esto funciona, vamos a generar toda una experiencia alrededor, que se vendan cosas ricas, no solo canchita, sino también cosas más peruanas. La idea es hacer un plan e incluir por ejemplo a otras películas peruanas que han estado en cartelera poco tiempo. Y pensando más a futuro, incluir también películas internacionales que han estado en festivales como Cannes, y que no van a tener distribución en Perú. Esto va a ser un proceso de largo plazo, pero creo que muchas instituciones deberían querer sumarse. Al comienzo podría estar un poco más auspiciado. Por poner un ejemplo, a Marca Perú le interesaría que estas películas peruanas pasen por diferentes provincias. Con el premio de distribución que tiene “Solos”, podremos hacer un par de estas funciones al aire libre y ver si es que se hace autosostenible, si podemos cubrir los gastos de una proyección.

Vale la pena mencionar que esta iniciativa de cine al aire libre no lo hace Tondero, sino El Árbol Azul, que es la empresa que produce Solos. Estamos tratando de tener una función en diciembre y la segunda sería en verano, una época genial porque la gente quiere estar afuera.

A propósito, ¿también estás involucrada en la nueva rama de distribución de Tondero?
Sí, hemos formado otra empresa que va a distribuir las películas de Tondero y además algunas otras películas peruanas. Lo que queremos con esta nueva distribuidora es estrenar pocas películas al año y estrenarlas bien, para poder hacer la campaña que merecen tener. No vamos a estrenar más de 8 películas al año. O sea, serán 4 ó 5 de Tondero, y unas 3 ó 4 más.

Ya han venido varias películas peruanas que quieren que las distribuyamos nosotros, porque creo que confían también en que Tondero va a cuidar la película. Vamos a comprar también algunas películas de afuera, que vamos a estrenar acá, latinoamericanas y de todo el mundo.

Luego, la otra gran pata de esta distribuidora es colocar los productos peruanos en el extranjero. Entonces lo primero ha sido estrenar Locos de amor en Ecuador, pero estamos moviendo también otras películas que no son de Tondero, como Margarita. Estamos desarrollando las ventas internacionales para que el cine peruano llegue a más lugares.

“Quería hablar sobre el cine, entender si vale la pena todo el esfuerzo que significa hacer una película”

entrevista-joanna-lombardi-directora-solosPasando a “Solos”, cuéntanos, ¿de qué manera la experiencia de tu primer largometraje “Casadentro”, dio forma a la concepción de esta tu segunda película?
Cuando hice “Casadentro”, me centré totalmente en el guion y lo trabajé durante mucho tiempo. Al filmar, ya sabía qué iba a hacer en cada escena. Entonces, cuando llegó el momento de hacer mi segunda película, sentía que quería tener un proceso mucho más libre. Además, quería hablar sobre el cine, para entender cuál era mi posición frente al cine de autor, si vale la pena todo el esfuerzo que significa hacer una película. A veces, estás 3 años detrás de un proyecto, donde no cobras ni un sol y ni siquiera tienes la oportunidad de estrenar en la cantidad de salas que quieres. Es muy triste, porque si a la película no le dan la oportunidad de estar en los cines, no tiene ninguna posibilidad de que la gente la vea. Entonces, “Solos” explora este conflicto de los directores, de saber si vale la pena seguir haciendo este tipo de cine.

“Casadentro” describía un universo femenino y cerrado. “Solos” tiene una mayoría de personajes masculinos y está filmada sobre todo en exteriores. ¿Buscabas de manera consciente que tu segunda película sea lo más diferente posible de tu ópera prima?
Sí pensé en eso, en filmar en exteriores y en no tener un guion. En el rodaje de “Casadentro”, no cambié casi nada del guion. Entonces, eso te quita un poco de libertad, creo que también es paja que la película se vaya construyendo en el proceso. El guion debe ser solo una guía. En “Solos” me fui al extremo, porque aquí no tenía guion. Pero creo que como aprendizaje ya no tendría miedo de alejarme del guion.

¿Cómo fue el proceso de rodaje y el trabajo con los actores?
Cuando yo viajé para investigar sobre cómo funcionaba lo del cine al aire libre, estaba escribiendo los personajes. De pronto, me di cuenta que todo se veía muy falso y dije “¿Por qué me estoy inventando a esta gente?”. Entonces tomé la decisión de no inventarme nada y trabajar con los conflictos de los actores, si ellos querían. Conversé con cada uno por separado y empecé a pensar en algunas escenas. En los ensayos yo planteaba un tema, ellos improvisaban y había cosas que a mí me encantaba. No fijábamos textos para nada, pero yo apuntadas algunas ideas que me habían gustado. Entonces, en el rodaje les decía: “Vamos a hacer la escena en la que pasa tal cosa, debería empezar por acá y terminar por acá”. A veces funcionaba perfecto y fluía hasta el final, otras veces no llegaban o se quedaban atascados y volvíamos a hacerlo, pero nunca repetíamos lo mismo. Los cuatro actores le entraron muy bien a esta onda y estuvieron muy cómodos con la improvisación. Lo que funciona en la película es este conjunto que generan ellos cuatro juntos. De hecho ese fue el premio especial que ganaron en el Festival de Lima, otorgado a este personaje que forman ellos cuatro.

¿Todas las anécdotas que cuentan los actores y los extras de la película son reales?
Todo es real. De hecho, todos los conflictos de los actores, todos los temas que se hablan son temas propuestos por ellos. Al poco tiempo que terminó la película, uno de ellos renunció a su trabajo en un estudio de abogados, donde le iba muy bien, pero que le obligaba a dejar de lado muchas oportunidades porque no estaba dedicado 100% a la actuación.

En la película, hay un señor que cuenta que apareció en “La muralla verde”. ¿Cómo así lo encontraron?
Eso fue locazo. Estábamos por ahí buscando locaciones y nos encontramos con este señor en la carretera. Me quedé conversando un rato con él y me contó eso. Decidí no contarles nada a los actores, ellos no sabían que él iba a decir eso. Fue una sorpresa para los actores durante la escena. La película está llena de esas cosas mágicas.

En “Solos” se habla de un ‘cine sordo’, que no oye al público, a su audiencia potencial. Tondero es una empresa que por el contrario sí parece “oír” muy bien a su audiencia. ¿Cómo se compatibilizan tus dos roles, como productora de películas taquilleras, y directora de cine de autor?
Lo que es buenísimo de Tondero es que ha logrado hacer las dos cosas y puede estar involucrado en cine de autor gracias a que logra hacer las películas comerciales. Yo disfruto un montón viendo a la gente pasarla bien, que hagamos una película y que a la gente le encante y se mate de risa. Son dos tipos de cine diferentes, con objetivos totalmente distintos. Por ejemplo, nosotros no evaluamos Magallanes por la cantidad de gente que fue al cine -que igual fue mucho más de la que pensábamos- pero Magallanes tiene otros objetivos para Tondero. Mientras logremos mantener ese equilibrio y se sigan haciendo películas de autor y películas comerciales, la cosa va a funcionar.

Lo más importante es tener claro el objetivo de tu película, y saber a quién van dirigida. Creo que el gran error es cuando te confundes, cuando crees que una película de autor, que tiene un objetivo de festivales, puede ir bien con el público y te ilusionas. Hay muchas películas que cometen ese error, creo que ese es el mayor riesgo, cuando no está claro lo que estás haciendo. Justamente, ese es uno de los aprendizajes para mí de Casadentro y Solos: no esperar cosas de la película que esta no te va a dar.

“A los distribuidores no les importan las películas porque ellos no las hacen”

En “Solos”, la relación que tienen los personajes con la gente de los pueblos que visitan se siente distante, intermediada por la pantalla inflable (que casi nadie ve finalmente), o a través de la cámara de Alberto Rojas. Esta sensación remite a la separación que existe entre estas películas exigentes y la audiencia. ¿Qué opinas al respecto?
Sí, toda la película está llena de ese metalenguaje. Como le comentaba a mi equipo el otro día: “Si nadie va a ver Solos, eso sí sería un mate de risa”. Me parece paja que el público vea la película y vea el proceso que hay detrás de hacer una película, sobre todo porque el ritmo acelerado de estrenos que hay en Perú hace que las películas no puedan tener suficiente espacio.

A los distribuidores en general no les importan las películas porque ellos no las hacen, si ellos tienen 150 películas al año, las ponen y las sacan, y si alguna no funciona, chau, acá hay otra. En cambio, tú como productor cuidas las películas, sabes toda la chamba que hay detrás y les das más espacio. En Perú hay demasiados estrenos en general, lo que obliga a cambiar rápido toda la cartelera, todos los distribuidores tienen películas que quieren meter y comienza la pelea para ver cuántas salas le dan a un estreno peruano.

Viendo otras realidades, nosotros hemos estrenado Locos de amor en Ecuador y me he sorprendido porque allá hay por ley no te pueden sacar por lo menos antes de las tres semanas. Además, en otros países hay circuitos de diferentes tipos de cine, la gente sabe dónde ir. Por eso yo creo que el proyecto de cine al aire libre puede funcionar si la gente está dispuesta a ver otro cine que no sea el típico blockbuster.

joanna-lombardi-inti-briones-solosUn aspecto que sobresale en tu película es la fotografía. ¿Cómo fue el trabajo con DF Inti Briones?
A Inti le encanta lo documental y yo odio los juguetes técnicos, me gusta tratar de hacer lo más real posible la película. Entonces decidimos no usar luces. Al inicio yo estaba asustada, le dije “Pero Inti, ¿y si no se ve nada?”, y él me contestó “Si por ratos no se ve, pues no se ve”. El único espacio que tuvimos que iluminar fue la habitación del hotel, y luego en la fogata usamos gas para hacer que ilumine un poco más.
Una de las escenas que más me gusta es cuando están jugando con la linterna, si ahí hubiésemos planteado desde el comienzo usar luces no hubiese quedado así. Sí hay algunos momentos en que no se ve bien, pero igual no me parece tan grave, creo que no genera malestar ni llega a cansar la oscuridad.

¿Cómo ha sido hasta ahora tu experiencia como directora, en una posición que es generalmente ocupada por un hombre?
Nunca he sentido que se me haga más difícil nada por ser mujer. Por cierto, cuando gané el premio de producción de “Casadentro”, ese año ganamos 3 mujeres y 2 hombres . En términos del respeto que te puede tener la gente durante el rodaje, ahí da lo mismo ser hombre o mujer. Lo más difícil cuando haces tu primera película es que todos lo que están bajo tu mando tienen el triple de experiencia que tú o más. Yo tomaba valeriana todas las noches cuando hice Casadentro porque estaba aterrada (risas).

¿Y más bien has encontrado alguna ventaja al ser una mujer directora?
Sí, hay un montón de festivales enfocados en el tema femenino o en mujeres directoras. Yo no creo que haya para nada discriminación. Es más, creo que un concurso de proyectos podrían ganarlo hasta 5 mujeres y ningún hombre, pero ahorita no lo ganarían 5 hombres. Por lo menos siempre habrá una mujer, porque es justamente un tema de promover que haya siempre más mujeres en el cine. No creo que hoy las mujeres estemos en desventaja.

“A la gente le encanta verse reflejada en el cine, ver su realidad”

¿Cómo ves la producción cinematográfica peruana actual?
Lo que a mí me pone muy contenta es que al haber crecido tanto la producción, la gente que hace cine ya se puede dedicar solo a hacer cine. Los únicos que no se pueden dedicar a hacer cine todo el año son los directores, pero los técnicos pasan de rodaje en rodaje, y ya no tienen que hacer publicidad. Eso hace que cada vez sean mejores profesionales en cine. Tienen 4 ó 5 películas al año.

¿Qué crees que nos falta para hablar de una industria de cine en Perú?
Estamos empezando, pero por ejemplo a “Calichín” le ha ido increíble. Y se están haciendo productos con buenos niveles de producción. Eso la gente lo agradece un montón, se nota que al público le gusta ver películas que están bien hechas. Hay películas que se hacen con el objetivo claro de querer ganar dinero y gastar lo menos posible, pero hacen mucho daño a la industria. Pero esas películas nunca son éxitos de taquilla, no llegan al millón de espectadores y eso está bien, porque hace que a la industria cada vez le vaya mejor, que los realizadores se preocupen por hacer películas con mejores niveles de producción. A la gente le encanta verse reflejada en el cine, ver su realidad.

¿Cuáles son tus siguientes proyectos como directora?
Quiero presentarme al concurso de DAFO en documental, y también al concurso de desarrollo con un proyecto de ficción que estoy escribiendo junto a Vanessa Vizcarra.

Además participas en un proyecto con otros directores que se llama “Panza de burro”. ¿En qué fase se encuentra?
Es una película de 6 directores (los hnos. Vega, Javier Fuentes-León, Rosario García Montero, Gianfranco Quattrini y yo), donde cada uno ha escrito su propia historia y dirige su episodio. Es una comedia negra que habla sobre Lima, fue seleccionado en el Foro de Coproducción en San Sebastián. Es una película episódica pero estamos trabajando en cómo se unen los episodios. La gente no va a distinguir quién dirige cada segmento, o cuándo empieza y cuándo termina. Todavía no tenemos una fecha de filmación, pero apenas consigamos la plata la vamos a rodar. Tenemos muchas ganas de filmarla.

Por último, ¿cuál es el siguiente proyecto de Tondero Films después de “Guerrero”?
Estamos haciendo Avenida Larco, que es un proyecto muy grande, en el que estamos invirtiendo mucho y creo que va a tocar esas fibras de quiénes somos los peruanos porque está ambientada en los años 80 y tiene las canciones que todo el mundo conoce. Es una adaptación de la obra teatral, escrita por Javier Fuentes-León y es un homenaje al rock peruano, a todas las bandas que se sacaron la mugre en esos años. La estamos filmando actualmente, terminamos el rodaje a mediados de diciembre y la vamos a estrenar en abril de 2017, en Semana Santa. Se mantiene casi todo el elenco de la obra teatral. La única que ha cambiado es Gisela Ponce de León, que será reemplazada por María Grazia Gamarra.

solos-joanna-lombardi-rodaje

Entrevista: Juan Carlos Ugarelli y Laslo Rojas
Fotos: Daniela Talavera y Rolando Jurado



También puedes leer:


Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer