Festival de Lima 2010: Octubre (crítica)

En Octubre, como en pocas películas peruanas, las referencias cinematográficas resultan más que evidentes. Reconocemos el ritmo y humor de una cinta de Aki Kaurismaki, el estilo austero de la uruguaya Whisky -su referente principal-, su afinidad temática con El dinero de Bresson, y hasta la sombra de Francisco Lombardi rondando en su retrato costumbrista de algunos personajes y situaciones de la marginalidad urbano-limeña que habita en zonas como El Cercado, Magdalena o Barranco. Es una estilizada y depurada comedia dramática de situaciones, con su pizca de patetismo, en la que el dinero -firme o “bamba”- tiene una presencia particular, es el medio que circula de mano en mano construyendo vínculos, que pone en juego situaciones y afectos, que ata a los personaje de una Lima moderna y precaria, empobrecida y atiborrada de fervor religioso.

Los directores Daniel y Diego Vega trabajan al detalle cada plano fijo con el que construyen esta historia mínima, la que cuentan con fluidez, rigor y pinceladas pintorescas. El indolente Clemente, prestamista y putero encarnado por un circunspecto Bruno Odar, se verá en aprietos cuando una prostituta le deja una bebé, fruto de sus relaciones, a la que tendrá que atender con ayuda de Sofìa (Gabriela Velásquez), solterona y reprimida devota del Señor de los Milagros. Secundándolos, vemos también a una pareja de ancianos (infaltable Carlos Gassols) que parece sacada de Interior bajo izquierda, cortometraje de los Vega con el que esta película tiene más de una coincidencia respecto al manejo de espacios y desarrollo de personajes empleando el mínimo de recursos.

Octubre está filmada con corrección, guardando la simetría y con sus planos en foco, salvo en dos momentos en los que un desenfoque y un acercamiento puntúan la decisión de Clemente. Aunque parezca haber cierta afectación y gravedad en todo esto, los hermanos echan mano del humor y del acertado montaje de Gianfranco Annichini, dándole un acabado peculiar a su microuniverso social, a su desencuentro de soledades, de aliento resignado y esperanzador, que ofrece además una de las escenas de masa mejor filmadas del cine nacional. Estas objeciones no le restan méritos al sorprendente debut de los Vega, ni expectativa de lo que harán en el futuro.

Artículo anterior
Festival de Lima 2010: José Martí, el ojo del canario
Artículo siguiente
Festival de Lima 2010: Clausura y palmarés

12 comentarios

  1. Ruben
    14 de agosto de 2010 at 21:01 — Responder

    Entonces, con tantos obvios referentes (franco esa parte no anima mucho, suena a un tacu-tacu, a un recalentau de sabores muy conocidos), recomiendas verla o mejor ir a polvos a buscar las pelas de Rebella/Stoll, Kaurismaki, Bresson, Lombardi, etc.?

    • Rodrigo Portales
      14 de agosto de 2010 at 22:23 — Responder

      No hay pureza, menos en el cine

      • Hebert
        15 de agosto de 2010 at 17:45 — Responder

        No confundir “pureza” con FRESCURA.

  2. Alberto
    14 de agosto de 2010 at 23:40 — Responder

    Coincido un poco con Ruben, en tu comentario no queda muy claro si te gusto o no la pelicula.

    ¿Es una buena pelicula o solo una fallida mezcla de referentes?

  3. […] al Mejor Guión Daniel y Diego Vega por Octubre […]

  4. Julian Perez
    15 de agosto de 2010 at 16:25 — Responder

    Solo hay una buena escena, lA ESCENA DE LA PROCESION… LO DEMAS ES UN BUEN MONTAJE… Y LO QUE QUEDA ES CONOCIDO POR TODOS… NADA NUEVO, NADA FRESCO

  5. Carlos Orellana
    16 de agosto de 2010 at 0:52 — Responder

    ¿¿Y dónde están ahora los que tanto defendieron a “Octubre” cuando ganó el premio en Cannes??

  6. Anónimo
    16 de agosto de 2010 at 9:46 — Responder

    “ofrece además una de las escenas de masa mejor filmadas del cine nacional”

    puede ser cierto, pero la escenas de la procesión (del sr. de Luren en Ica ) en “Espejismo” de Robles Godoy, son más bacanes que las de “Octubre” (sr. de los milagros en lima)…..

  7. Francisco Villar
    23 de agosto de 2010 at 1:39 — Responder

    No hay nada más tedioso y falto de originalidad, que hacer un cocktail de preferencias personales para volcarlas a otro. Cuando no se tiene voz propia para enfocar alguna creación artística, se dice, Este libro tiene la prosa fluida de Vargas Llosa, con el toque mágico de García Márquez y la sobriedad de Hesse en el punto de vista personal. Ridículo. Eso es falta de cultura. en mi ranking de aburdas críticas, está de Rodrigo Portales se pelea los primeros puestos.

  8. varene pick
    24 de agosto de 2010 at 1:45 — Responder

    qué significa señor crítico esto del ‘acertado montaje de Annichinni“ Puede usted ser más preciso y dar ejemplos concretos?????????

  9. Francisco Villar
    24 de agosto de 2010 at 2:23 — Responder

    No he visto la película, solo trailers. Y del trailer, la escena del cumpleaños, destaca. Y entre el humor negro y la representación de la vida de un personaje patético, se logra transmitir lo que el autor quiso. Mientras no la vea, no puedo decir más.

  10. […] en el reciente Festival de Lima, en cuyo marco nuestro compañero Rodrigo Portales le dedicó una crítica. Presentamos un fragmento: Los directores Daniel y Diego Vega trabajan al detalle cada plano fijo […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2010: Octubre (crítica)