En los últimos años se ha convertido en un placer ver los filmes de Danny Boyle, un director que poco a poco se está convirtiendo en uno de mis preferidos. Luego de Trainspotting (que solo vi en cable muchos años después de su estreno), perdió el paso con la irregular A Life Less Ordinary y aún más con The Beach -que todos odiaron, menos yo… porque nunca me atreví a verla.

Regresó por fin a su mejor forma con 28 Days Later, una de las pocas películas “de miedo” que siempre recuerdo con entusiasmo (y ya se anuncia la secuela 28 Weeks Later que se me hacía innecesaria, pero luego de ver el tráiler me ha dejado una buena impresión). Dos años después llegaría Millions, que conseguí en DVD (por aquellos días los previos al 10º Festival ElCine me impidieron verla en el cine), con santos de modernas aureolas y la inocencia que uno nunca quisiera perder. Y ahora tenemos en cartelera a Sunshine (Alerta solar). Repite en el reparto Cillian Murphy, el mismo flaco que despertaba para enfrentarse a los zombies en su devastada Inglaterra. Y como ya es usual, tenemos nuevamente un soundtrack notable, de la mano de John Murphy, colaborador de Boyle en sus últimas cintas; lo mismo que los electrónicos de Underworld.

Se nota que Danny Boyle ha hecho su tarea en esta cinta, ha cuidado hasta el último detalle de la producción, ofrececiéndonos espectaculares imágenes del Sol. Intenta además acercarse al efecto que un encuentro de este tipo podría tener en nosotros, minúsculos humanos. Son claras las influencias de 2001: una odisea espacial y Alien, el octavo pasajero. Aquí unas palabras de Boyle, más algunas escenas de la película:

Y aquí una entrevista con el director algo más extensa, con subtítulos en español: