Blanca Vázquez | Cinencuentro - Parte 4 | %blog_title% | Cine peruano
Estos son todos los artículos de

Blanca Vázquez

Blanca Vázquez
Ajami

«No somos una sociedad, sino varias tribus que se odian», afirmaba en una entrevista el escritor israelí Ron Leshem, autor de la adaptada obra “Beaufort”. Copti y Shani muestran, con ráfagas que recuerdan a «Crash» de Paul Haggis, ganadora del Oscar 2005 a mejor película, el desencuentro entre diferentes razas en el conflictivo encuadre fronterizo entre Israel y Palestina, frontera-muro que separa todos los ámbitos de la vida de los jóvenes protagonistas de este documento rodado de manera audaz, con actores no profesionales, pero actuaciones exquisitamente realistas y emotivas, crispantes y nerviosas, verídicas en su conjunto. Copti y Shani diseñan una sombría gama de grises donde todo el mundo es víctima y agresor. Los debutantes realizadores exponen algo nuevo en este tipo de filmografías, los roces y desafíos, miedos y malentendidos de todos, entre todos. La violencia latente y geneticamente heredada. Roces entre grupos culturales distintos, entre judíos y palestinos, pero también entre éstos y los cristianos, beduinos y familias varias. Familias que son pueblos, que conforman las leyes de su grupo, así como el comercio de protección, por y para los suyos.

El escritor

Con un estilo que nada en el clasicismo, Polanski nos guía a través de un thriller político exquisitamente narrado, en el que cada personaje tiene un nombre y una cara bien reconocibles en el mundo real, además de mostrar, por medio de su habitual universo cinematográfico de atmósferas, la majaderia, idiotez y desverguenza de los políticos, títeres de fundaciones y organizaciones creadas para los intereses imperialistas de las grandes potencias; historia desarrollada por Harris, reportero y editor político buen conocedor del entorno de Tony Blair. Nada que no sepamos de antemano.
Pero a diferencia de otros muchos films con cegador fuego de artificio y poco sustancia, Harris y Polanski han convertido el misterioso contexto que rodea a las mediocres memorias de un Primer Ministro en decepcionante descubrimiento, bajo la mano de un conductor de piezas artesanales de categórico buen cine.

El concierto

Tchaikovsky en el alma He aquí una película cuyo leitmotiv es la música, en concreto y para más riesgo comercial, la música clásica. En la era de listas de pop …

En tierra hostil

Con The Hurt Locker, (adosado el título en castellano “En tierra hostil”) Kathryn Bigelow no nos da tregua. No la da ni para la mediocridad comercial, ni para el estatus de estrellas intocables, ni para depender de productoras que coartan el poder creativo. Ella pasa de esos pagos, y ha tenido suerte, porque la Academia de los premios más comerciales parece posar el objetivo, últimamente, en la calidad, sino que se lo digan a los hermanos Coen, que aún mirarán el Oscar como si fuera una ilusión óptica.

Como mujer me enorgullece que Bigelow haya acaparado 6 Oscars (Mejor película, dirección, guión, sonido y efectos sonoros) por un trabajo que en sus inicios probablemente no esperaba cosechar tanto éxito de crítica. Desde su presentación en el Festival de Venecia 2008, la novena película (en una carrera de 28 años) de la realizadora estadounidense de 59 años ha roto con el mito de que cine independiente es igual a salas vacíos y ausencia de premios, los Oscar entre ellos.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

George Clooney forma parte del entorno de los Coen, es amigo y ha trabajado con ellos en varias ocasiones. Este atractivo espécimen produce, escribe, dirige, actúa, asesora, y todo lo hace con acierto. El guión Buenas noches y buena suerte, 2005, escrito junto al también actor Grant Heslov, fue nominado por la Academia. Heslov y Clooney formaron en 2006 la productora Smoke House.

Mézclese todo esto con unas gotas de «Star Wars», un chorro de road movie de desierto, tres cuartos de estrafalaria obra periodística de investigación, (concretamente la del británico Jon Ronson) y unas cáscaras de parodia y cierto humor de serie televisiva, bien distribuido el conjunto en un escenario bélico sin batallas, pongamos que Irak. El resultado es algo tan surrealista y pintoresco como Los hombres que miraban fijamente a las cabras, en un debut de dirección de Grant Heslov, con Clooney de actor y productor, y unas hechuras exactas a la autoría crítica y cínica de los Coen, en especial a aquella caótica visión, imitando incluso sus altibajos en la trama, de “O Brother!”, excluyendo las melodías musicales.

In the loop

Permítanme esta vez que me acerque a los estrenos en DVD, que nos han gratificado con una de las comedias, británica naturalmente, más interesante estrenada hace pocos meses. In the Loop, (que podríamos traducir libremente como «En la espiral») del desconocido Armando Lannucci, guionista y productor escocés cuya labor se ha desarrollado principalmente en el medio televisivo.

Imposible encontrarse una producción que refleje tan fielmente y descaradamente el entorno político y diplomático que decide nuestra suerte. Un circo en el que se lanzan a la arena tanto las fieras más mediocres, y desprovistas de todo compromiso social, como las medianamente comprometidas con el deber de lo que se supone debe aprender todo buen animal político, preservar la felicidad y sobre todo la paz de la sociedad, aunque finalmente estos últimos acaben varados en sus propias ilusiones.

Shutter Island

Teddy Daniels es un agente judicial que se hace con el caso de investigar la desaparición de una paciente peligrosa recluida en un remoto y un tanto terrorífico psiquiátrico situado en una isla de la costa estadounidense.

Allí llega junto al nuevo compañero que le es asignado, coincidiendo con el desencadenamiento de un huracán. Las dos pequeñas notas que encuentra en la habitación de la paciente serán la clave que le pueden llevar a la solución, no solo del caso, también de sus propios fantasmas interiores.

Vuelve de nuevo el realizador, como hiciera con Taxi Driver, sobre los traumas de la guerra,, y sobre los incomprensibles estados emocionales que llevan a la perturbadora violencia de una mente enferma, en autoprotección contra la cruel realidad. Scorsese aprovecha y exprime bien la historia de misterio de Lehane.

Un hombre soltero

Tom Ford es todo un fenómeno. Un norteamericano que lleva grabado en la frente, como hacen con el buen ganado en su tierra natal, Texas, la marca de triunfador, especialidad marketing, diseño y la moda de alta costura. Todo lo que toca lo convierte en beneficios. Salvador, en la década de los noventa, de la famosa casa Gucci, salió de ella hace cinco años llevándose a su mejor baza, el presidente y jefe ejecutivo de la empresa. Creó su propia marca de moda y complementos, además de moverse en mil y una aventuras empresariales.

Ahora aterriza en el mundo del cine, sin alejarse del esteticismo del mundo del arte, que no parece resistírsele a este gay sin dudas, complejos, ni medias tintas. Ganador del premio Queer Lion 2009 (películas de cultura y temática homosexuales) concedido en el Festival de cine de Venecia por su película Un hombre soltero (A single man), Ford puede estar satisfecho de la acogida, de crítica y público, que su opera prima ha tenido, obteniendo también la Copa Volpi al Mejor actor para su protagonista Colin Firth.

The Road

Esperaba con expectación el estreno (varias veces pospuesto) de la adaptación de otra de las famosas obras del escritor norteamericano Cormac McCarthy, en este caso el premio Pulitzer 2007, La carretera (The Road). Sin haber leído nada sobre las impresiones que pueda haber causado en crítica y público desde su estreno en el Festival de Venecia el pasado septiembre, y con ello evitar el tráfico de influencias, la precisa y fidedigna adaptación de la novela de McCarthy por parte del cineasta australiano John Hillcoat ha hecho renacer el entusiasmo y devoción que en su momento causó en la que suscribe la lectura de la novela.

Si bien hay que matizar que el trabajo llevado a cabo por Hillcoat (director curiosamente con un exiguo curriculum, solo tiene en su haber “La proposición”, 2005) no alcanza (aunque se le acerca sobremanera) el grado de emotividad de la novela, tarea por otro lado casi imposible, dotada como está la desesperanzada búsqueda del padre y el chico de poética. Por más que la expresiva y elegante mirada del virtuoso actor Viggo Mortensen consigue una resolución ejemplar, acompañado de un niño que da la réplica perfecta, con un parecido asombroso al personaje de la madre, Charlize Theron, del chico miedoso y angelical del libro, representante de la nueva generación de un futuro post-apocalíptico.

Invictus

No es que se me caiga la baba cuando hablo de Clint Eastwood, es que se me cae la baba. Esta vez el icono elegido para llevar a la gran pantalla es nada menos que el Amazing, como el mismo Eastwood repite sin parar, Nelson Mandela. Poco se ha llevado al cine a este animal político con alma herida. En 2007 el danés Bille August estrenó Adiós Bafana basada en las memorias del carcelero, durante veinte años, de Mandela, con Dennis Haysbert como un Mandela convincente frente a un Joseph Fiennes desvaído e inexpresivo.

Esta vez el icono elegido para llevar a la gran pantalla es nada menos que el Amazing, como el mismo Eastwood repite sin parar, Nelson Mandela. Poco se ha llevado al cine a este animal político con alma herida. En 2007 el danés Bille August estrenó Adiós Bafana basada en las memorias del carcelero, durante veinte años, de Mandela, con Dennis Haysbert como un Mandela convincente frente a un Joseph Fiennes desvaído e inexpresivo.

Up in the Air

George Clooney es uno de esos actores que han sabido restar importancia y al mismo tiempo no desdeñar su atractivo físico con el fin de que no suponga un hándicap a la hora de rematar un buen trabajo de actor, de director o productor. Y eso se nota. Al margen de que sea un hombre extremadamente elegante y atractivo por el que las mujeres suspiramos, encandila por saber trabajar, por darle alma, forma y materia al personaje que debe interpretar. Clooney es el ideal Ryan Bingham, creado por la imaginación del escritor y ensayista americano Walter Kirn, de cuya adaptación al cine estamos tratando.

 

Bingham es uno de esos tipos que, debido a su trabajo, se pasan la vida en el aire, de aeropuerto en aeropuerto, (casi como un steward) y cuyo hogar es el avión de la compañía que en cada caso le toque. La diferencia que Bingham presenta con respecto a otros en similares circunstancias y que a veces reniegan de tanto viaje, es que él disfruta y es feliz con esa vida ligera, casi sin gravedad, provisto de una maletita que lleva consigo para no perder tiempo entre vuelos, y ordenada (muy ordenada) con lo imprescindible.

Un inquilino postmoderno de Baker Street Escribía Baudelaire que la crítica no debe ausentar la pasión, ni la sabiduría, debe ser amena y algo poética, no un documento frío y …

It’s Complicated Dirección y guión: Nancy Meyers | 118 min. | EE.UU: Intérpretes: Meryl Streep (Jane), Alec Baldwin (Jake), Steve Martin (Adam), John Krasinski (Harley), Lake Bell (Agness), Caitlin Fitzgerald …

Where the Wild Things Are Dir. Spike Jonze | 101 min. | EE.UU. Intérpretes: Catherine Keener, Max Records, Mark Ruffalo, Lauren Ambrose, Chris Cooper, James Gandolfini, Catherine O’Hara, Forest Whitaker. …

This is It: Por ser un elegante y sorprendente homenaje al un merecido coronado rey, en este caso del pop. Incansable en el candelero, divino en talento, portentoso en la …

Back

Estrenos Peruanos