Batman Begins

Batman Begins

Después de una temporada de vacaciones volvemos a ver en pantalla al hombre murciélago, esta vez lo que presenciamos es como lo dice el titulo, su comienzo, aquel que fabulara Bob Kane a fines de los treinta y que las versiones anteriores apenas mostraban. Complementar la visión de un personaje célebre de la pantalla ya se va haciendo una moda, tal vez dentro de poco veamos la niñez de Hannibal Lecter también.

Lo más llamativo de este proyecto ha sido saber que a cargo de él se encontraba el británico Christopher Nolan , luego de filmes como Memento o Insomnia el hombre tiene suficiente background para que la industria le encargue millonarios presupuestos, camino similar al de otros cultores del cine de género como recientemente tambien Peter Jackson y Sam Raimi. Nolan es lo suficientemente hábil para retrabajar el material a la mano y entregar una película de eficacia aunque no salga indemne de muchas exigencias propias de un proyecto que dispara sus dardos a abarrotar no solo las salas sino todo lo comercializable.

La película recupera el clima sombrío y hasta escabroso de la legendaria Gotham City gigantesca urbe representante por si sola de tantas a la vez, Nolan trata de marcar distancias con sus antecesoras, quiere ser más áspera y verosímil en la medida de lo posible, a pesar de estar muy parametrado por la naturaleza del proyecto, lo logra. El oscuro protagonista (en las facciones de Christian Bale) recorre a pesar de su nada ordinaria existencia, el camino de tantos jóvenes buscando su rumbo, tratando de superar sus miedos, tal vez este sea el lado en el que más se pretende otorgarle rasgos humanos a la figura. Así como hay una lucha dentro de su personaje la película lucha entre su búsqueda de resoluciones y la necesidad de hacer un producto apto para toda la familia. Con suficiente criterio el director opta por lo más salomónico y no intenta descollar demasiado, es por ello que la cinta, (aun agradeciendo que haya salido de la incoherencia y el ridículo de las versiones de Joel Schumacher), permanece casi siempre en la medianía, pero igual es un espectáculo disfrutable más con la presencia de un cast muy llamativo mas allá de Bale y la simpática Katie Holmes , a los siempre agradecibles, Michael Caine, Morgan Freeman y especialmente Gary Oldman y Rutger Hauer muy poco visibles últimamente.

Jorge Esponda