Cartelera 2007: inodora, incolora e insípida

Hace diez años, en la cartelera comercial limeña, uno podía encontrarse con películas como Contra viento y marea, de Lars von Trier, Secretos y mentiras, de Mike Leigh, Underground de Emir Kusturica, Crash, de David Cronenberg, Caro diario, de Nanni Moretti, Blanco y Rojo, de Krzysztof Kieslowski, Esposas y concubinas, de Zhang Yimou, El globo blanco, de Jafar Panahi, Un corazón en invierno, de Claude Sautet, La ceremonia, de Claude Chabrol, La flor de mi secreto, de Pedro Almodóvar, o Criaturas celestiales, de Peter Jackson. En aquel 1997 llegó a estrenarse, aunque con bastante retraso, La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese.

Hace diez años las distribuidoras independientes experimentaron un repunte y trajeron al Perú varias cintas consagradas en festivales, pertenecientes a cineastas de renombre, algunas hoy vistas como obras maestras, y que a nivel local gozaron de las recomendaciones de los críticos y funcionaron bien con el público en las salas donde se exhibieron.

Hace diez años los multicines Cinemark abrieron sus puertas, pero también las majors hollywoodenses, junto con su maquinaria de blockbusters de temporada como El mundo perdido u Hombres de negro, se interesaban en estrenar Marcianos al ataque, de Tim Burton, Larry Flynt, de Milos Forman, Claroscuro, de Scott Hicks, En busca de Ricardo III, de Al Pacino, Poder absoluto, de Clint Eastwood, Brasco, de Mike Newell, Fargo, de los hermanos Coen, L.A. Confidential, de Curtis Hanson, o True Romance de Tony Scott con guión de Tarantino.

Cinemark Peru

Hoy de aquella breve y significativa primavera de cine variado, diferente y accesible a todo público nada más queda. El margen de acción de las distribuidoras ajenas al monopolio de las majors ha sido recortado y reducido casi a su mínima expresión. El culpable es un sistema hegemónico, abusivo, que ha secuestrado con recursos nada santos el mercado de exhibición cinematográfico, y ha multiplicado pantallas para ofrecernos nada más que películas insulsas, descartables e hiperpublicitadas. Todo esto se refleja en la pobreza de calidad y oferta que ha ofrecido la cartelera a lo largo del 2007 y que ni siquiera roza la medianía, como alegremente sostiene la revista Godard! sin señalar a los responsables de esta situación, en su balance de fin de año.

Por ello, me resulta difícil elaborar un listado de los mejores estrenos del año. No se trata de un asunto de gustos elitistas. En nuestra ciudad hubo espacios para el cine de autor, para cintas arriesgadas y personales, para cintas europeas o asiáticas. Reclamar para que se recuperen los territorios ganados antaño por el cine de calidad en Perú o en cualquier país latinoamericano, exigir por una cartelera más abierta y democrática, es justo y necesario en momentos en que los festivales de diversa índole se multiplican, el Internet y la piratería estimulan el consumo de películas, los denominados “otros cines” amplían las fronteras de la expresión cinematográfica, y la creatividad del cine hegemónico made in USA va decayendo inexorablemente.

Balance de la cartelera 2007

(Sólo estrenos en Lima. Ordenadas sin orden de preferencia)

Circuito comercial

Sobresalientes:

Caché

Buenas:

Aceptables:

Peores:

  • El tigre y la luna, de Roberto Benigni
  • Secretos íntimos, de Todd Field
  • El cantante, de León Ichaso

Mejores actrices:

  • Helen Mirren (La reina)
  • Juliette Binoche (Escondido)
  • Ivana Baquero (El laberinto del Fauno)
  • Kate Winslet (Secretos íntimos)
  • Helen Buday (La venganza de Alexandra)

Mejores actores:

Das leben der anderen

  • Daniel Auteuil (Escondido)
  • Ken Watanabe (Cartas desde Iwo Jima)
  • Ulrich Mühe (La vida de los otros)
  • Hugh Jackman (La fuente de la vida)

Mejor soundtrack:

  • Clint Mansell (La fuente de la vida)

Cine peruano:

  • Muero por Muriel, de Augusto Cabada (mal menor en un año ingrato para la producción nacional)

Circuito cultural (vistas en salas alternativas y festivales)

Hay que destacar la extensa muestra que El Cinematógrafo de Barranco dedicó a la obra íntegra de Ingmar Bergman, y los ciclos temáticos del novísimo Cine Club Mal de Ojo de la Universidad Cesar Vallejo, que nos ofrecieron joyas atemporales como Léolo de Jean Claude-Lauzon, Kes, de Ken Loach, Shara, de Naomi Kawase, y Killer of Sheep, de Charles Burnett.

Blogósfera cinéfila: Territorio comanche

Este año y sin proponérselo, los blogs peruanos se convirtieron en espacio predominante para el ejercicio de la crítica, el debate, la discusión y la divulgación cinematográficos. El “boom” bloggero que estalló en el 2005 ha terminado por convencer a críticos de diarios y revistas quienes ahora se esmeran en publicar con regularidad en sus espacios personales o colectivos, y en responden con más o menos dosis de bilis, lucidez y aplomo, los comentarios y réplicas de sus lectores. Los críticos que este año debutaron en la blogósfera fueron Alberto Servat de El Comercio, Claudio Cordero y Diego Cabrera de Godard!, y Christian Wiener.

Entre las polémicas que nacieron en los blogs, y que incluso se extendieron a otros medios, dieron que hablar las del afiche del Festival de Lima (generada en La habitación de Henry Spencer), la independencia de los críticos ante las distribuidoras, y la ridícula censura impuesta por la UIP a “La mujer de mis pesadillas”.

Del mismo modo, hay que destacar los sustanciosos, controvertidos y apasionados contenidos de Páginas del diario de Satán, Los cinerastas también empezaron pequeños, La tetona de Fellini de Andrés Mego, El glamour de Margo de Lenny Fernández, y de algunos posts de La cinefilia no es patriota, que dan muestra del buen nivel de los cinebloggers nacionales.

Finales

No quiero cerrar este balance sin celebrar la publicación de “Ilusiones a oscuras” del arquitecto Víctor Mejía Ticona, espléndido recorrido histórico y fotográfico por las salas de cine limeñas, uno de los mejores libros sobre cine que se han editado en nuestro país. Más que por los estrenos, el 2007 pasará a la historia por las sentidas partidas de Bergman, Antonioni y José Watanabe. Que el 2008, año en que conmemoraremos los centenarios de Bette Davis, James Stewart, David Lean y Manoel de Oliveira, nos depare un mejor cine. Au revoir.

Artículo anterior
"Honeydripper", lo nuevo de John Sayles
Artículo siguiente
Las mejores cintas asiáticas del 2007, según Alex Guerrero

4 comentarios

  1. Will Saenz
    31 de Diciembre de 2007 at 11:21 — Responder

    Lo dije una vez, lo repetiré aqui: Es imposible pensar que “el otro cine” se vea en las pantallas de las multisalas porque, como le dijo un sabio responsable de una de estas a Ricardo Bedoya en El Placer de los Ojos hace casi una década ellos “sólo presentan Diversión Familiar”. Debieron sumar a su concepto de “Diversión Familiar” el logo “Made In Hollywood” y de Calidad Cero, por eso nos llenan 10 salas con blockbusters pirotécnicos y películas de naños tiernos y perritos más listo que la gente. Los grandes multicines sin embargo en su oferta de “diversión familiar” no incluyeron Because Of Winn Dixie, me imagino por estar dirigida por Wayne Wang, el autor de las “no familiares” Smoke y Blue On The face, tampoco nos han dejado ver Metropolis, Howl’s Moving Castle o Steam Boy, el animé (más aún si es nominado al Oscar, como Howl’s) seguro tampoco es “familiar” y eso que a mi sobrina de 5 años le encanta Howl’s.

    Es verdad, una década atras pudimos ver un menú filmico de variada procedencia, pero este no fue responsabilidad ni de las grandes distribuidoras ni de los “Multicines de diversión familiar”, sino al valiente esfuerzo de distribuidoras independientes como Orrantia y Venus Films, al cine El Pacifico (el de antes) que traía él mismo cintas de gran calidad y al llamado “circuito calidad” que se formó en las viejas salas Bijou, Roma, Benavides, Orrantia o los Areanales. A las “grandes” les llegó altamente, ellas sólo cumplian con la dotación de “entretenimeinto familiar” y así como pudimos ver esas joyas gracias a las “indies” , jamás se estrenaron Ulee’s Gold, Todos Dicen Te Quiero, Chicas Lindas, Some Mother’s Son o Resplandor En La Osucuridad, que estaban en manos de “las dedicadas a la familia”. Revicen TV Más de El Comercio, en un número de la sengunda mitad de 1998 creo que fue Alberto Servat quien hizo un análisis al respecto. Y vean ejemplares del mismo diario de esa época para corroborar como ejemplo dónde daban Las Bodas de Muriel.

    El golpe fulminate para ver más cine alternativo, independiente, europeos, asíatico, etc, fue el colapso del llamado “circuito calidad” y la quiebra del cine El Pacifico un par de años atrás. No tengo idea que fue de Orrantia Films o si aun existe Venus Films (Ubifilms) pero el problema fundamental de este noble circuito era que sus salas no ofreían una alternativa en infraestructura a las multisalas, mucho más modernas y lujosas pero con una programación anódina.

    ¿qué podemos hacer para revertirlo? La solución hubiera sido que las viejas salas del “circuito calidad” se hubieran modernizado al estilo de los multicines, pero eso no sucedió. La otra solución sería que las multisalas dejaran uan salas, como lo hizo el cine El Pacifico alguna vez, a la exhibición de cintas de interés cultural. En otros países se hace eso y no digo en Europa o USA, sino en lugares tan cercanos como Chile o Colombia. Otra cosa sería descubrir si multisalas y distribuidores no están cometiendo prácticas monopólicas. Si así fuera podrían ser demandadas por atentar contra el libre mercado. ¿o tendremos que esperar la buena voluntad de exhibidores y distribuidoras de variar el menú? Yo no lo creo, pinta el 2008 que seguiremos viendo más películas equivalentes a la comida chatarra que venden en la entrada de cada sala, todo en nombre del “entretenimiento familiar” del que hace casi una década le hablaron a Ricardo Bedoya.

  2. Alberto
    2 de Enero de 2008 at 23:29 — Responder

    Muy deacuerdo con el articulo(especialmente al mencionar a Inland Empire, que para mi fue el mejor estreno del año), creo que la difucion de un cine que ofresca algo decoroso al publico debe darse. Y no solo estrenar comerdias romanticas, peliculas de accion y superproducciones de ciencia ficcion que al final termina siendo fallidas.

    De seguro que despues del oscar algunas distribuidoras estrenaran algunos filmes premiados aprovechando el efecto mediatico, tal como paso con Cartas de Iwo Jima, Babel, El Labertino del Fauno, la Vida de la otros,…

    Y despues del efecto oscar regresaremos a la misma cartelera local esperando que en algun momendo estrenen peliculas como EL espiritu de la Pasion, El Secreto de Alexandra, La Vida Secreta en Palabras (una pena que solo fue estrana en un cine y en un solo horario por menos de 2 meses), La lista Negra,…. filmes que en su momento se vuelven lo mejor de la cartelera en el momento de su difusion.

  3. Rodrigo Portales
    Rodrigo Portales
    7 de Enero de 2008 at 2:21 — Responder

    Quería agregar a la conversación sobre el estado de la cartelera limeña, el nombre de otra distribuidora independiente: Fenix Films que a fines de los 90 apostó por el bien cine con los estrenos de “Y la nave va” de Fellini, “Los juntos salvajes”, de André Techiné, “Bajo el peso de la ley” de Jim Jarmusch, “Good morning Babilonia” de los hermanos Taviani, y “Un angel en mi mesa” de Jane Campion.

    Creo que Fenix Films ya no existe. Las únicas distribuidoras independientes que siguen en actividad son Euro Films y Venus Films (esta última ha anunciado el próximo estreno de “Carmen” de Vicente Aranda, y de una cinta de Ventura Pons).

    El ahora multicine El Pacífico fue relanzado el año pasado. Hoy cuenta con nuevas butacas y ofrece un menú que combina películas de multisalas con una que otra cinta de distribución independiente, aunque ya no con la frecuencia y exigencia de sus mejores épocas.

    ¿Pero qué hacer para que lleguen filmes del resto del mundo cuando la cartelera se maneja de acuerdo al criterio de la “política regional” implantada por UIP, Warner y Andes Films?

    Lo ideal sería un distribuidor que no piense solo en el lucro. Lo que es casi imposible debido a los costos. Una alternativa podría ser la que plantea Bedoya en su balance del 2007, que el CONACINE gestione con los municipios algún sistema que estimule a las distribuidoras independientes a estrenar peliculas de interés en los cines de sus jurisdicciones.

    O que también se gestione ese mismo tratamiento ante el INC para filmes declarados de “interés cultural” como se estila con ciertos espectáculos. En su informe anual la presidenta del CONACINE anuncia la formación de una alianza estratégica a nivel institucional con el INC, que bien podría canalizarse y aprovecharse en ese sentido.

    Años atrás, como indica en su blog Christian Wiener en un artículo sobre el accionar de las “mayors” en el cine que vemos, a las películas declaradas de calidad y a las nacionales se les exoneraba del pago del impuesto municipal. Hoy, en momentos en que el Perú acaba de suscribir el TLC, creo que una salida de este tipo sería poco dable y mal vista por los defensores del tratado de marras.

    Se me ocurre que medios comprometidos con la cultura como El Comercio, La República o Perú 21, deberían seguir el buen ejemplo de diarios chilenos como El Mercurio y La Tercera que cada año compiten entre ellos organizando encarnizados festivales de pre-estrenos (este 2008 Cronenberg, los Coen, Ridley Scott en El Mercurio, versus Wes Anderson, Lumet y Resnais en La Tercera) http://www.analizame.cl/blog/?p=977

    La Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica – APRECI también debería tomar cartas en el asunto y pronunciarse sobre una situación que de seguro le incumbe y preocupa. Su reacción ante la censura a “La mujer de mis pesadillas” es una buena señal.

    A Will Saenz y Alberto, gracias por sus comentarios. El tema da para más, lo retomaré en algún post o comentario futuro.

  4. […] de elegir sus posibles ganadores fijándose en cuáles ha podido ver. Cotejando las listas con los estrenos de la cartelera durante el año que pasó , uno se lleva más de una amarga […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Cartelera 2007: inodora, incolora e insípida